Protégete de los fraudes

Foto: Cortesía

Un estudio revela que 35 de cada 100 mexicanos perdió o le robaron alguna tarjeta bancaria.

Una persona tarda alrededor de 700 horas en librarse de un problema de robo de identidad, por lo que pueden pasar meses o incluso años en limpiar su imagen y recuperar su buen historial crediticio.

Según datos de CPP, empresa que ofrece protección y asistencia contra el robo de identidad. Los delincuentes pueden realizar diversos delitos al robar la identidad de otras personas.

Alfonso Flores, director general de CPP México, comentó que

“los delincuentes pueden contratar servicios domésticos como el teléfono, gas o incluso solicitar préstamos fraudulentos, desde sencillos microcréditos personales de alto interés, hasta créditos hipotecarios con elaborada presentación de poderes notariales obtenidos en fraude”.

Otros delitos que se pueden cometer son: créditos al consumo, financiamiento fraudulento de vehículos, prestamos apócrifo, aperturas de cuentas bancarias, adjudicación falsa de multas de tráfico, cobros de seguros, pensiones y herencias, además de compras presenciales con tarjetas y otros medios de pago.

En números

CPP dio a conocer que en México 45.16% de los ciudadanos ha perdido o le han robado su cartera o bolsa por lo menos una vez en su vida, en tanto que a 36.55% perdió o le robaron su credencial para votar, documentos y objetos que sirven a los delincuentes para obtener datos personales y facilitar el robo de identidad.

La empresa agregó que a estos documentos se suma que 34.27% de las personas en México perdió o le robaron alguna tarjeta bancaria, el documento principal que facilita también los delitos de fraude.

Flores destacó:

“Cualquier documento personal que sea extraviado o robado puede resultar en consecuencias graves para la persona. Las grandes aglomeraciones en la calles y las operaciones con tarjeta bancaria se prestan para el robo de documentación; hay que extremar precauciones para evitar que este tipo de delito siga en aumento.”

La firma recomienda buscar asesoría con su banco.

CRÉDITO: 
Redacción, El Economista

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.