Manufactura débil de EU impacta a México

Archivo/eleconomista.mx

El indicador se ubicó en 50.4 puntos, muy cerca del umbral que refleja la contracción.

El sector manufacturero de México registró la más fuerte desaceleración desde noviembre del 2008, el resultado es fruto del efecto de su liga con el sector industrial de Estados Unidos, lo que además podría contagiar al sector servicios, según indicadores adelantados del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

En julio, el Indicador IMEF Manufacturero se redujo 3.1 puntos frente al mes previo para ubicarse en 50.4 puntos; mientras que el Indicador IMEF No Manufacturero disminuyó 0.1 puntos para llegar a 52.5.

El indicador que elabora mensualmente el IMEF varía en un intervalo de 0 a 100 puntos y el nivel de 50 puntos representa el umbral entre una expansión (mayor a 50) y una contracción (menor a 50) de la actividad económica, sin proporcionar información específica sobre la magnitud de los cambios esperados.

“Este resultado sugiere que la actividad manufacturera en México ha comenzado a desacelerarse, siguiendo la tendencia que ha mostrado la economía estadounidense durante los últimos meses”, consignó el IMEF.

De hecho, el crecimiento manufacturero registrado en este sector de Estados Unidos durante los periodos abril-mayo y mayo-junio fue prácticamente nulo, además de que el índice manufacturero que elabora el Instituto de Gestión de Suministros (ISM, por su sigla en inglés) de ese país, a partir de una encuesta entre los gerentes de compras, descendió de 55.3 puntos en junio a 50.9 en julio.

Rrecortan producción

La noticia de la baja en la actividad manufacturera se suma a una serie de datos que muestran que después de un largo ciclo durante el cual repusieron sus inventarios, las fábricas en Estados Unidos y otros países están recortando su producción ante una menor demanda.

El subíndice de nuevos pedidos del Indicador IMEF Manufacturero tuvo una pérdida de 5.2 puntos en julio con respecto al mes anterior. Se trata de la mayor caída de un mes a otro desde noviembre del 2008.

“Tal resultado indica un importante debilitamiento en el dinamismo de la variable, que ahora se encuentra apenas por encima del umbral que separa al crecimiento del decrecimiento”, dijo el IMEF.

Las ventas al menudeo del INEGI en el mes de mayo muestran ya una caída mensual desestacionalizada de 2.1%, lo que aunado al estancamiento de la confianza del consumidor en niveles inferiores a los del 2008, a la debilidad del crédito y del empleo y a la desaceleración en la actividad manufacturera “sugieren que la actividad comercial y de servicios podría comenzar a perder dinamismo durante los próximos meses”.

[email protected]

CRÉDITO: 
Roberto Morales, El Economista