Los zapateros mexicanos competirán con diseños

Sin dejar su lucha en contra de la competencia desleal proveniente de Asia, la industria del calzado no se da por vencida y ahora los empresarios del sector han optado por la reconversión con moda, calidad y diseño al trabajar de la mano con los confeccionistas nacionales, lo cual los diferencia de la producción en grandes volúmenes, dice Armando Martín Dueñas, presidente del Salón de la Piel y el Calzado (Sapica) en León, Guanajuato.

Al cumplir 34 años la feria del calzado en Guanajuato, Sapica espera una derrama económica por 150 millones de pesos al arrancar la temporada otoño-invierno.

Feria de clase mundial

El evento es considerado como la primera feria de Latinoamérica y la cuarta en el mundo, lo que se traduce como un esfuerzo de la industria del calzado mexicano, la que no sólo compite con los asiáticos sino con los grandes de Europa y toda América, destaca el empresario.

La industria del calzado, al igual que el textil, confección, juguete y otras, han sufrido los estragos de la competencia desleal, contrabando y piratería de mercancía proveniente de los países asiáticos, principalmente China, y a pesar de que el gobierno federal logró que continuarán las cuotas compensatorias para el ingreso de dichos productos a México, los empresarios del sector han optado por enfocar sus baterías en innovar.

De acuerdo con Armando Martín, zapatero por segunda generación, Sapica es el evento de turismo de negocios del estado de Guanajuato, y a nivel nacional la única en su clase, por la organización de los industriales desde la proveeduría del cuero y calzado hasta el diseño.

“Cada vez más se apuesta en moda. El industrial se prepara para reactivar al sector y no tiene miedo a la competencia”, afirma el Presidente de Sapica.

En esta edición de la Feria de calzado participarán por primera ocasión diseñadores como Héctor Terrones, Eduardo Lucero, Pineda Covalín, entre otros, que darán valor agregado a los accesorios del calzado, bolsas, cinturones y chamarras de piel.

[email protected]

Con el prestigio de El Economista

Visita: www.eleconomista.com.mx

CRÉDITO: 
Lilia González