Limitan el monto de cheques al portador

Foto: Archivo/El Economista

A partir del 2 de enero del 2014 la cantidad máxima para expedir estos documentos será de 5,000 pesos

A partir del 2 de enero del próximo año, no se podrán expedir cheques al portador por una cantidad mayor a 5,000 pesos, informó el Banco de México (Banxico). Actualmente, esta cantidad es de 20,000 pesos.

Lo anterior tiene el propósito de promover el sano desarrollo del sistema financiero y proteger los intereses de los depositantes. Por esa razón, el instituto central consideró conveniente reducir la cantidad máxima por la cual pueden expedirse cheques al portador.

Lo anterior contribuirá a la prevención de ilícitos a través del uso de este tipo de cheques, según se establece en una circular emitida por el banco central y firmada por la directora general de Estrategia, Riesgos y Sistemas de Pagos, Lorenza Martínez Trigueros, y por el director general jurídico, Luis Urrutia Corral.

En la circular 1/2013, dirigida a las instituciones de crédito y a Financiera Rural (Finrural), se establece que los cheques expedidos por cantidades superiores a 5,000 pesos deberán ser siempre nominativos.

Con lo anterior, se modificó la circular 3/2012. Las disposiciones se refieren a las que se aplican a las operaciones de los bancos comerciales privados y de Finrural, antes Banrural.

En especial, a las operaciones con el público y que sean pasivas en moneda nacional en depósitos a la vista.

Los cheques por cantidades iguales o superiores a 20,000 pesos deberán ser siempre nominativos, se precisa en la circular que se modificó, por lo cual, en las nuevas disposiciones esta cantidad se limita ahora a 5,000 pesos a partir del 2 de enero del 2014.

Hay que recordar que, para el Banxico, los medios de disposición y de pago son las transferencias electrónicas de fondos (Internet y teléfonos móviles), las tarjetas de débito y los cheques, que pueden ser al portador o nominativos, es decir, a nombre de alguna persona, empresa o institución.

[email protected]

CRÉDITO: 
Leonor Flores, El Economista