Kurago llevará biotecnología a Alemania

Foto EE: Angélica Pineda

José Antonio Cruz Serrano asegura que los mexicanos están rompiendo paradigmas en Alemania: su empresa, Kurago Biotek, llevará biotecnología a un país que se destaca precisamente en esa materia aplicada a la industria farmacéutica. La pyme mexicana lo hará en alimentación.

La compañía tapatía, fundada hace ocho años, trabaja en establecer una alianza conjunta con empresarios alemanes para la transferencia tecnológica y de productos mexicanos, como lo viene haciendo en Estados Unidos desde 2013, informa su fundador.

Kurago Biotek es una empresa de base tecnológica, que atiende a los mercados de nutrición médica y farmacéutica con productos que modulan funciones orgánicas en el cuerpo humano, como la inflamación celular en quimio y radioterapias y en desintoxicación en pacientes con insuficiencia renal crónica.

En el mercado masivo tiene una línea de productos que hace que la digestión sea fluida, detalla Cruz Serrano.

Cuenta con patentes en México, Estados Unidos, Europa, Brasil y Chile, y tiene alianzas con universidades y centros de investigación. La empresa tiene 25 empleados. En 2013 creó Kurago BioteK EU y desde hace año y medio trabajan para hacer lo propio en Alemania.

La idea de llegar a ese país surgió con la visita a Alemania que realizó el empresario, por invitación de la Confederación Patronal Mexicana (Coparmex) y ProMéxico, y como parte de la primera generación del “Fit for Partnership whit México”, programa que lleva a cabo el gobierno de Alemania.

De esa experiencia, el empresario aprendió que los temores y defectos de su contraparte alemán se complementan de manera inigualable con las cualidades del mexicano: “¿Quieren ver friquear a un alemán? Sáquenlo de la agenda, y la creatividad y la crispa mexicana lo sacarán adelante (…) Nos dimos cuenta que el pequeño y mediano empresario alemán tiene un pánico a salir de Europa.
Para él, venir a México, sería como ir a La luna, no le ve pies o cabeza a cómo poder hacer una alianza para establecerse o exportar el sólo a México.

Alemania –abunda- tiene dos características: un mercado interno poderoso y un mercado externo cobijado por la gran marca “Alemania”. “Cuando compras un Audi, no piensa en la marca, sino que es un coche alemán y eso es sinónimo de calidad y alto desempeño. Los grandes productores alemanes exportan bajo el cobijo de la madre patria, pero los pequeños empresarios, que pueden hacer zapatos, alimentos y vestidos, no lo hacen y les parece bastante complicado hacerlo fuera de Europa”, consideró.

El acercamiento también sirvió para constatar que “los mexicanos somos más próximos a los alemanes que los rusos, que están más cerca de ellos. Nos entendemos mejor, hay más calidez y hay una complementariedad que no se ven con los demás.”

Además de conocer herramientas directivas como EKS. “La manera en cómo alemanes diseñan estrategias desde este mundo intangible, donde crean una red, confianza psicológica, y van a la parte financiera y finalmente a la tecnológica, es impresionante”, comenta Cruz Serrano, quien antes de emprendor había sido directivo de empresas transnacionales.

BIOTECNOLOGÍA, LA NUEVA ERA

De acuerdo con algunos expertos en Economía, la biotecnología será la siguiente revolución que viva la humanidad en los siguientes años. José Antonio Cruz considera que se dará sobre todo en tres campos: biofarma, que es liderada por los alemanes; biocombustibles, donde Brasil lleva la delantera en América Latina y en bioalimentos y es justo en ese campo donde México tiene grandes posibilidades, que nos reconocidas por los propios alemanes.

“En algún punto entre el año 2020 y el 2030 habrá una empresa de bioalimentos, que será el equivalente de Apple y un empresario del ramo, que será el equivalente al Steve Jobs, y en ambos casos serán mexicanos. Y eso lo sabe el mundo”, augura el empresario.

Sobre su aventura en Alemania, comenta finalmente: “es muy arriesgado ir solo. Nos queda claro que tenemos que ir con un partner alemán. Pero otra vez, las patentes, la evidencia científica y las alianzas con centros de investigación alemanes le dan confianza al empresario de ese país para hacer una alianza con ellos”.

angelica.pineda@eleconomistam.mx

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.