Junio, límite para migrar a monederos electrónicos

Foto: Archivo/El Economista

Las empresas que ofrecen vales de despensa como un incentivo para los empleados deberán utilizar monederos electrónicos de despensa que sean autorizados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, antes del 1 de julio, de lo contrario no podrán ser deducibles de impuestos.

Así lo informó el director general de la Asociación de Sociedades Emisoras de Vales (Aseval), Marco Antonio Martínez Vázquez, quien comentó que los emisores de vales no han detectado una disminución en el otorgamiento de la prestación y seguimos, pese a los cambios que se realizaron con la reforma fiscal, pues se mantiene la misma tendencia en nuevas empresas que buscan dar el beneficio a sus trabajadores.

Derivado de la reforma fiscal aprobada por el Congreso de la Unión a finales del año pasado, se estableció que las despensas serán deducibles siempre que sean otorgadas a través de monederos electrónicos autorizados por el SAT, estableciendo además la deducibilidad de la previsión social, entre otros conceptos, en 53 por ciento.

Vales por salario

Un estudio de la firma Ernst & Young refiere que sustituir el otorgamiento de vales de despensa con el pago de salarios en efectivo afecta los ingresos netos de los trabajadores; aumenta la cantidad de flujo de efectivo mensual necesario para enterar al fisco federal las retenciones efectuadas por sueldos y salarios.

Asimismo, se afecta el cálculo y entero de cuotas obrero patronales; se enrarecen las relaciones laborales colectivas e individuales, derivado de las afectaciones económicas. Adicionalmente, se incrementa el costo de impuesto sobre nómina de la entidad federativa en la que se presten los servicios.

Destaca que la sustitución de vales de despensa por dinero en efectivo generaría complicaciones en derechos laborales e incluso podrían detonarse procesos judiciales laborales al infringirse normas de la Ley Federal del Trabajo o acuerdos de contratos colectivos de trabajo, contratos ley e incluso contratos individuales de trabajo, celebrados por el patrón con trabajadores y sindicatos.

Sobre el impacto económico-fiscal de monetización de vales, si se considera un salario de 7,000 pesos, se incrementa el costo hasta 626 pesos en caso de que la despensa se integre al sueldo; pero si se otorga la despensa de 700 pesos a través de monedero electrónico el costo es de 99 pesos.

[email protected]

CRÉDITO: 
María del Pilar Martínez, El Economista