Jóvenes, dispuestos a tomar riesgos

Foto: Cortesía

Es importante fomentar el espíritu emprendedor: SEP

En el marco de la inauguración del 2° Día del Emprendedor, Rodolfo Tuirán Gutiérrez, subsecretario de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública (SEP), destacó la importancia de fomentar el espíritu emprendedor de los jóvenes desde las aulas, debido a que se trata de un sector que ha mostrado amplia disposición para asumir los riesgos que implica arrancar un negocio.

De acuerdo con una encuesta realizada en 2010, siete de cada 10 jóvenes mexicanos (de entre 15 y 29 años) afirmaron estar interesados en emprender un negocio propio, y de esos siete, cinco mostraron disposición para asumir riesgos económicos, dijo el funcionario.

Actualmente, el sector de jóvenes representa el 9% de la Población Económicamente Activa, pues en el país existen cerca de 400 mil de las empresas que fueron creadas por emprendedores, mismas que han generando dos millones 500 mil empleos directos y han permitido la autogestión de un millón 700 mil personas, sumando 4.3 millones de jóvenes.

El evento

Este foro es organizado en forma conjunta por la SEP, el Foro Consultivo Científicio y Tecnológico (FCCyT), la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) y la Fundación Educación Superior-Empresa (FESE) y se espera recibir a más de 7 mil visitantes provenientes de toda la república, superando a los 4 mil asistentes del año pasado.

De acuerdo con Juan Pedro Laclette, coordinador General del FCCyT, este evento pretende crear un círculo virtuoso para brindar herramientas a los emprendedores, pues a través del ciclo de conferencias, la participación de más de 250 instituciones de educación superior y un piso de exhibición con más de 200 stands, podrán conocer opciones educativas y de fondos de inversión para iniciar sus negocios.

Además, el evento albergará el Certamen de Emprendedores, concurso a través del cuál se seleccionarán los mejores proyectos empresariales registrados por jóvenes.

CRÉDITO: 
Marisela Delgado, El Economista