IP pide facilidades para solicitar créditos

Archivo/Eleconomista.mx

La variedad de requisitos, inhibe la demanda de financiamientos

El gobierno federal anunciará en breve la simplificación de trámites para acceder a un crédito bancario con el fin de homologarlo y elaborar un expediente único para todas las instituciones bancarias del país.

Y es que a decir de fuentes del sector empresarial, está comprobado que la diversidad de requisitos a cumplir inhibe o hace desistir a los empresarios al solicitar financiamiento.

El objetivo es optimizar los mecanismos de crédito a todos aquellos empresarios y personas físicas que no tienen financiamiento, puesto que el proceso de acceder a un crédito es “engorroso” por el número de trámites y el tiempo que requiere una solicitud.

Fuentes cercanas al sector privado informaron que la dificultad que tiene el solicitante para recabar la documentación necesaria con el fin de que el banco evalúe integralmente a la empresa y la solicitud específica de crédito conlleva a que el crédito no fluya en México.

Ante dicha problemática, los empresarios cabildearon con el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, y el de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, Guillermo Babatz, para reglamentar el proceso de acceder al financiamiento.

La Asociación de Bancos de México en conjunto con algunos organismos cúpula empresariales llevaron a cabo una prueba piloto hace unos años, en la que se evaluó el proceso de crédito que llevan los bancos.

Entre los resultados destaca la dificultad que tiene el solicitante para recabar la documentación necesaria. No obstante, la normatividad aplicada establece que cada banco está en posibilidad de solicitar cualquier documentación adicional.

Por ello, el sector privado solicitó a Hacienda contar con un expediente único que integre los requisitos y, a partir de ahí, pueda ser utilizado por el empresario cuantas veces requiera sin necesidad de volver a entregar documentación en cada banco.

CRÉDITO: 
Lilia González, El Economista