Vive como empresario en Estados Unidos

Gustavo Galvez es bróker owner de PFS Realty. Foto EE: Natalia Gaia

Hace casi 22 años, México forma parte de los llamados Treaty Countries con los que Estados Unidos firmó convenios para fomentar el comercio extranjero en ese país, a través de las visas de inversionistas E1, E2 y EB 5, que permiten a empresarios y sus familias radicar en ese país invirtiendo por lo menos 100,000 dólares (tres millones de pesos), en una empresa estadounidense, que genere nuevos empleos.

Gustavo Galvez es bróker owner de PFS Realty, una consultora de compra y venta de inmuebles residenciales y para comercios en sede en Miami y con oficinas en Colombia, Argentina y Ciudad de México. Fundó la empresa hace 14 años y a la fecha ha atendido a más de 3,000 clientes con un servicio integral que incluye conseguir la propiedad y obtener con la visa de turista un préstamo hipotecario hasta por 70% del valor del inmueble, a tasas de 4.5 a 5% anual y plazos por 30 años.

“Conseguimos al inquilino, administramos la propiedad, la cobranza, la parte contable, legal, jurídica. Tenemos abogados de inmigración, es una firma con más de 100 años de existencia, que da a nuestros clientes la asesoría de cómo vivir o invertir en Estados Unidos”, agrega en entrevista el experto de origen colombiano.

Miami, afirma, se ha convertido en un imán para las inversiones. Un estudio de Knight Frank coloca a esa ciudad como la sexta más atractiva del mundo para individuos con alto valor patrimonial. De acuerdo con datos del gobierno, el ingreso per cápita en La Florida es de 27,697 dólares y el ingreso familiar promedio asciende a 59,339 dólares.

Como muchos colombianos, Gustavo Galvez salió de su país huyendo de la inseguridad y buscando una mejor calidad de vida. Llegó a Miami en agosto de 2001, días antes de los atentados contra las Torres Gemelas, el 11 de septiembre de ese año.

La ciudad no era tan atractiva en ese entonces. Fue a raíz de la crisis inmobiliaria, que comenzó a modernizarse: construyó mejor infraestructura, hoteles, pronto comenzaron a llegar arquitectos de fama mundial, quienes vieron una oportunidad en una ciudad que ofrecía sol, buena ubicación y precios económicos por metro cuadrado de superficie. Galvez asegura que el metro cuadrado al sur de La Florida está en 2,000 dólares, contra los 3,000 o 4,000 que cuenta en Bogotá o Buenos Aires.

También llegaron los artistas y los eventos de entretenimiento, como el boat show, lo que atrajo a los multimillonarios.

México, asegura el bróker inmobiliario, figura entre los cuatro principales inversionistas de Estados Unidos a nivel nacional y es el octavo en Miami, detrás de Venezuela, Colombia, Brasil, Canadá y otros países europeos.

El inversionista mexicano, considera Gustavo Gálvez, busca seguridad, un común denominador con el resto de los países de América Latina. “Muchos son pequeños empresarios que han trabajado muy duro y que no quieren perder lo que han construido, no sólo por las políticas de gobierno, tributarias, sino por los atracos, la inseguridad. Están cansado de eso y quieren un mejor sitio donde puedan tener mejor calidad de vida… y eso está pasando en Venezuela, Brasil, Ecuador y la ciudad de México”.

Al inversionista, asevera, poco la importa la situación con Donald Trum. “Ya lo tiene claro, quiere colocar su dinero fuera y abrir oportunidades de mercado y llevarse a sus hijos a estudiar a Estados Unidos… Lo que va a venir con Trump es una linda oportunidad, porque el nuevo presidente es una persona que hizo su fortuna en la industria inmobiliaria ¿dónde crees que va a fortalecer su negocio?

Franquicia o proyecto

Para abrir una franquicia en Estados Unidos se requieren 100,000 dólares, lo que incluye derechos y puesta en operación. La visa E2 permite al inversionista y su familia vivir y trabajar y a los hijos menores de 21 años estudiar. Gustavo Galvez asegura que la visa de inversionista es la forma más rápida para llegar al Green Card (tarjeta de residencia permanente).

Como en toda franquicia, la tasa de fracaso es baja. PSF cuenta con expertos en estudios de mercado quienes ayudan en la puesta en marcha del negocio. “Yo creo que el éxito está en dejarse asesorar. Siempre le dijo a la gente que si quiere ser exitosa se deje asesorar, porque así se ahorran tiempo y dinero para lograr el éxito que están buscando”.

En cuanto a la EB 5, se trata de un programa creado por Estados Unidos en 1990 para promover el empleo y la inversión. Del 2008 al 2016 se ha generado 15.4 billones de dólares de inversión por esta vía y se crearon 29,358 empleos anuales entre 2010 y 2013. Los mexicanos con la EB 5 ha aportado 6.3% del total de inversión extranjera, en 2014 se concedieron 35 nuevas vías a mexicanos.

Cuando una persona llega a PSF, la agencia lo dirige con la firma de abogados de migración, quienes le explicarán el funcionamiento de la EB 5, a estos deberá demostrar la procedencia lícita de los 500,000 dólares de inversión. El 97% de los casos son aprobados luego del due diligence.

El siguiente paso es escoger el proyecto de inversión, que puede ser un hotel u otro proyecto inmobiliario. Los inversionistas de América Latina, indica el entrevistado, buscan proyectos en la industria de la construcción, restaurantes y otros servicios, dada la privilegiada ubicación de la ciudad.

Una vez tomada la decisión se depositan en un fideicomiso los 500,000 dólares. Pasarán dos años para obtener una respuesta, debido a la cantidad de gente que aplica para el programa. Según datos del portal eb5investors.mx, en 2005 se recibieron 332 solicitudes por la EB 5, y para el 2011 la cifra creció más de 10 veces. Hasta 2012, el gobierno había recibido 12,410 peticiones de visa.

Mientras tanto el inversionista puede hacer uso de su visa de turista o tramitar la E2, que demoran menos tiempo. Una vez que la EB 5 es aprobado se entrega una residencia temporal, también se debe demostrar que el proyecto ha generado 10 nuevos empleos. A los cinco años, el empresario recibe el capital invertido.

Finalmente, Gustavo Galvez destaca las oportunidades en tiempos de incertidumbre. “Yo lo llamo un ajuste del mercado, por el Brexit, Brasil que sacó a su presidente, las elecciones, la devaluación de las monedas, antes el mercado está aguantado. Pero en ciertas áreas de Miami, como Brickell o Downtown ha crecido mucho y los precios han caído entre 7 y 10% lo que es una oportunidad para el comprador, porque está adquiriendo inmuebles a precios de hace cinco años”.

angelica.pineda@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.