Internacionalizar calzado mexicano, el desafío

Foto: H. Salazar

León, Gto. La Secretaría de Economía dispondrá de 400 millones de pesos para la implementación de la política industrial del sector cuero-calzado, que dará valor agregado a la producción de zapato y accesorios de piel, bajo el reto de internacionalizar a la industria mexicana.

Ante empresarios zapateros y proveedores de la cadena productiva, Rogelio Garza, subsecretario de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía, explicó que derivado de las necesidades del sector se definió una política industrial bajo cuatro ejes que buscan recuperar el crecimiento de la industria.

Informó que se certificará a las empresas para atacar mercados internacionales objetivos; se implementará diseño e innovación para trabajar con las pequeñas y medianas empresas del calzado; habrá apoyo a proveeduría del sector para fortalecer la cadena productiva y se mejorará la calidad del producto con innovación y tecnología para que ProMéxico diversifique mercados.

El subsecretario de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía mencionó que para elevar la competitividad del sector, las autoridades y la industria trabajan en certificaciones, capacitaciones, equipamiento y adopción de tecnología.

“Trabajamos para incorporar a más empresas a la cadena de valor, tener mayor valor agregado y eso lleva financiamiento, apoyos que van dentro de la Secretaría”, dijo.

Lo anterior implica un importante esfuerzo por fortalecer la actividad normativa dentro de esta industria, labor que deberá ser conjunta entre autoridad y sector privado.

El funcionario dejó claro que el trabajo es continuo y será 83% de las industrias del sector el que se verá beneficiado de las herramientas de diseño, tecnologías y capacidades que no tenían.

Luis Videgaray, secretario de Hacienda, expresó: “Creemos que la industria puede competir y exportar, ganar y prosperar. Se necesita política industrial, financiamiento y acciones de comercio exterior y aduaneras que le den las condiciones que permitan que el talento, innovación y la competitividad de la industria sea fuente de empleo y productividad para México”.

[email protected]

acv

CRÉDITO: 
Lilia González / El Economista