Inseguridad afecta al sector vestido

Foto: Archivo/El Economista

Mezclilla y ropa terminada como playeras, camisas y pantalones son lo más robado a lo largo del año: Canaive

Puebla, Pue. El 90% de los 300 afiliados a la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive) región Puebla-Tlaxcala fue víctima de algún robo en sus fábricas o carreteras en el 2013, lo que representó pérdidas por arriba de 30 millones de pesos.

Federico Chillian Espinosa, presidente de la Cámara, advirtió que la inseguridad no ha dado tregua, pues tanto en carreteras del estado como en foráneas, el robo de mercancía se ha mantenido.

Refirió que las ventas cayeron hasta 40% en los últimos dos años a consecuencia de que los industriales bajaron los pedidos hacia el interior de la República, en tanto no se garantice mayor seguridad en los caminos federales.

Detalló que los camiones cargados con mezclilla y ropa terminada como playeras, camisas y pantalones son los más robados a lo largo del año, de acuerdo con lo reportado por las empresas.

Puntualizó que, con base en las denuncias presentadas, 70% de los robos se presentó en las zonas de Guerrero y Veracruz, mientras que el resto ocurrió en territorio poblano, sin que a la fecha haya detenidos.

Mencionó que los delitos han ocurrido, principalmente, en los tramos federales que no son de peaje, ante lo cual “debe reforzarse la seguridad en estas zonas, pues estamos más vulnerables a la delincuencia respecto a que nuestras unidades vayan en autopistas”.

Chillian Espinosa comentó que entre octubre y diciembre es cuando se mueve 50% de la mercancía, pues es la temporada en que las tiendas departamentales se surten más de ropa por las ventas especiales.

En los tianguis de ropa como el de San Martín Texmelucan –considerado el más grande de América Latina- y el de Tepeaca, en esta entidad poblana, también se distribuye 20% de la producción, donde camionetas de una tonelada han sido víctimas de las bandas delictivas.

Al mercado negro

Expone que los vehículos han sido encontrados hasta tres días después de ocurridos los delitos, pero sin la mercancía, la cual se comercializa en el mercado negro hasta 30% por debajo de su valor real.

Dice que las zonas donde se distribuyen las prendas robadas son en mercados del interior del estado y otras entidades del centro y sur del país.

En el caso de las fábricas que se encuentran en la zona conurbada, los robos son mínimos, pero cuantiosos, ya que hay empresas que le maquilan a marcas importantes a nivel internacional y nacional.

Mencionó que las autoridades deben reforzar la vigilancia en carreteras y atender de inmediato las denuncias.

[email protected]

CRÉDITO: 
Miguel Hernández, El Economista