Innovación, estrategia de jugueteros

Foto: Hugo Salazar./ elempresario.mx

Este 30 de abril, los pequeños y medianos negocios del sector juguetero sólo captarán 15% de las ventas, 85% restante se lo llevarán las tiendas departamentales y el comercio informal.

Enfocarse en la venta de juguetes electrónicos, hacer uso de la creatividad para captar clientes, así como comprar licencias de marca son algunas de las estrategias que las pequeñas y medianas empresas (Pymes) deben de implementar para captar una mayor parte de la derrama económica por motivo del Día del Niño, detallan especialistas.

La derrama económica por la celebración del 30 de abril se estima a nivel nacional en 210 millones de dólares, 5% superior al 2010, cuando se registraron 200 millones, detalló Miguel Ángel Martín González, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria del Juguete (Amiju).

En este tipo de celebraciones el pequeño comercio sólo logra captar 15% del total de la derrama económica por su imposibilidad de competir con las grandes firmas y el comercio informal, aseguró Enrique Guerrero, director de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la ciudad de México (Canacope).

“Es muy difícil que las empresas pequeñas sean competitivas ante las tiendas departamentales, las cuales manejan mayores volúmenes de compras y ventas, así como promociones o con el comercio informal, que no paga impuestos”, aseveró.

El directivo de Canacope explicó que, sin embargo, es posible que las Pymes capten mayores ganancias y no permitir que el comercio desleal y cadenas comerciales en cada celebración se lleven hasta 85% de la derrama económica total.

El juego ha comenzado

Vender juguetes asociados a íconos comerciales es una estrategia que puede ser benéfica para Pymes, debido a que 65% de los juguetes que se venden en el país hacen alusión a una marca, dijo Martín González.

“Muchas veces se cree que se tienen que pagar grandes cantidades de dinero para el uso de las marcas; sin embargo, las licencias cobran regalías menores a 15% del costo del producto, dependiendo de los contratos”, aseguró.

El directivo de Amiju enfatizó que otra estrategia que pueden aprovechar los pequeños negocios es subirse a la tendencia de productos electrónicos que han tenido un crecimiento en ventas promedio anual de 9%, mientras que las otras categorías crecen a menos de 5% anual y los juguetes tradicionales han sido desplazados.

Este desplazamiento de los juguetes tradicionales, que en su mayoría son fabricados por Pymes, se debe a que los niños en la actualidad han dejado de demandarlos porque no los conocen, dijo Martha Gasca Díaz, la directora de la incubadora de negocios Multidisciplina Aplicada.

“Esas Pymes no analizan su mercado, ya que los juguetes tradicionales son adquiridos muchas veces por personas grandes que los compran por nostalgia; los niños de hoy no los conocen”, comentó.

Puso en relieve que las Pymes deben manejar la estrategia de modernizar sus productos, para que sean atractivos al mercado infantil moderno y no quedarse en lo tradicional.

Un estudió que presentó Lexia, firma dedicada a hacer investigación de mercado, detalló que poco más de 50% de los niños en el país se siente impactado por los juguetes tecnológicos, toda vez que cada año sale algo nuevo que los sorprende.

“Los juguetes modernos que permiten interactuar, moverse y experimentar son los que impactan en mayor tiempo al niño. Estas cualidades deberían ser incluidas por las Pymes en sus productos”, destacó Jorge Rocha, gerente de Desarrollo de Lexia.

Más cerca de la realidad

“Si las Pymes no pueden ofrecer tecnología, deben recordar que los niños también están demandando estar en contacto con la realidad -convivencia familiar-, por lo cual pueden tratar de resolver esas necesidades”, declaró Ivonne Raso, especialista en Marketing del Tecnológico de Monterrey.

Indicó que las empresas pequeñas deben buscar información sobre las características de los niños a los que quieren llegar, así como sus gustos y hábitos de consumo para no ofrecer un producto a un mercado que no lo necesita.

[email protected]

CRÉDITO: 
Alberto Moreno