Inevitable, adpoción de e-factura: Aspel

Foto: Cortesía

Emitir CFDI evitará falsificación y duplicidad de documentos fiscales

México está viviendo un periodo de transición de la facturación en papel a la electrónica. Sin embargo, no es un proceso de un solo día, por lo que especialistas recomiendan, de manera especial a las pequeñas y medianas empresas (pymes), tomar las precauciones, mediante la capacitación y migrar antes de que las tome por sorpresa.

Durante la Conferencia Magistral “Factura electrónica”, Edgardo Martínez Sepúlveda, director comercial de Aspel de México, aseguró que los pequeños empresarios desconocen este tema, pues todavía buscan a los impresores autorizados para la obtención de sus facturas, cuando la tendencia es que éstos desaparecerán ante la llegada del nuevo formato.

Por disposición de las autoridades del Servicio de Administración Tributaria (SAT), a partir del 1 de enero del 2013 las empresas sólo facturarán mediante dos formas: las que declaren más de 4 millones de pesos en el año fiscal les corresponde el Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI), y con Código de Barras Bidimensional (CBB).

Martínez Sepúlveda informó que al 31 de junio de este año, se reportaron más de 222,000 empresas bajo el formato Comprobante Fiscal Digital (CFD) –similar a la del papel, pero se hace por medios propios-; 431,000 con el CFDI, y no hay datos de las barras bidimensionales, pero está seguro que, en esta última forma, muchos empresarios querrán refugiarse.

Otra manera de migrar será cuando a las empresas se les terminen sus facturas en papel.

Diferencias

El especialista explicó que los pros y contras de la CFDI y el CBB son significativos, ya que el primero requiere de tecnología apta dentro de la empresa, la que brinda alta seguridad y pocas posibilidades de falsificación o duplicación de sus facturas, además de que le ofrece un proceso de negocio más eficiente.

Mientras que el CBB sólo entrega información limitada a la autoridad, es de fácil implementación, aunque es inseguro porque es muy factible que los folios sean falsificados o duplicados: “El futuro es el CFDI, pero si la empresa opta por el segundo, es mejor hacerlo con tecnología”, advirtió.

Recomendaciones

"Los contribuyentes creen que es una imposición fiscal y le temen a enviar sus facturas a la autoridad porque consideran que pagarán más impuestos o una obligación en tiempo y forma. Lo cierto es que deberán cumplir esta disposición y lo pueden hacer con un software, aplicación o algún desarrollo en la nube para cumplir con lo que se requiere para facturar”, expresó el Director Comercial de Aspel.

Recomendó a los empresarios utilizar herramientas o el software adecuado para hacer la migración, informarse y comparar soluciones.

CRÉDITO: 
Diana Salado, El Economista