En riesgo la industria del calzado en Puebla

Archivo/Eleconomista.mx

Mercado asiático invade con productos piratas a la entidad

Puebla.- En la industria del calzado local quebraron el 25% de 80 productores, esto de 2010 a la fecha por la importación excesiva de zapatos provenientes de Asia, las bajas ventas y el incremento en costos de materias primas.

También se redujo al 50% los empleos, que hoy son 350, así como la fabricación de pares que pasó de 700 a 200 en promedio a la semana por taller.

Francisco Ronquillo Cordero, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Calzado (Canaical) en Puebla, refiere que los últimos años han sido difíciles para su sector primero por la crisis económica del 2009 y luego por la apertura comercial con China, que entró en vigor durante diciembre de 2011.

“Tras la crisis económica que se presentó hace cuatro años los productores lograron mantenerse con el recorte de personal hasta del 40% para quedar con un total de 700 empleos directos, pero en la actualidad sólo conservan la mitad”, explica.

Menciona que la situación se agudizó más a partir del año pasado, cuando bajaron la cortina 10 del total de talleres en quiebra, pues en los mercados municipales de Puebla, Tlaxcala, Veracruz y Estado de México, donde colocaban entre el 30 y 50% de su mercancía, comenzaron a ser invadidos por productos asiáticos, que en su mayoría son apócrifos de marcas nacionales y extranjeras reconocidas.

A lo anterior, agrega, los incrementos de costos en materiales como pieles, plásticos, sintéticos e hilos así como las bajas ventas hasta del 40%, fue ahogando a las fábricas que se destacaban no por tener vastas plantillas sino maquinaria,

La mayoría son negocios familiares, principalmente distribuidos en los municipios de Izúcar de Matamoros, Teziutlán y Tehuacán, que en promedio están produciendo entre 150 y 200 pares de zapatos por semana, cuyo precio unitario de fábrica es de 110 pesos para ofrecerlo al público en 180 pesos.

Raúl Méndez Rojas, representante comercial de la empresa Zaviher e instalada en el municipio de Tepeyahualco, al norte del estado, menciona que la competencia en esta industria a nivel nacional es muy fuerte, por lo que en el sector local se han abocado a producir poco y con calidad, pero destinado a la clase media-baja.

Seducen productos ilegales

Sin embargo, menciona que los productos asiáticos apócrifos prácticamente los ponen en desventaja dentro del propio mercado estatal, “pues un comprador prefiere llevarse unos tenis Nike o Adidas imitación que unos de nuestra marca”

Destaca que su fábrica junto con la de Gemelitos de Sandalo, es de las dos medianas en el estado que tienen hasta 40 trabajadores, mientras que las demás son pequeñas con no más de 10 personas.

Recurren a ferias

Recuerda que todavía hace una década producían hasta 1,500 pares por mes, pero en la actualidad están a la mitad, cantidad que han mantenido al realizar expos con las demás empresas del sector en el interior del estado.

De acuerdo a la Canaical, de los 500,000 pares de zapatos al año que se adquieren en la entidad, lo que significa una derrama económica de 50 millones de pesos, apenas el 10% es para la industria local.

Ronquillo Cordero y Méndez Rojas, coincidieron, que las expectativas son mantenerse sin más cierres de plantas y conservar los empleos, pero igual piden el apoyo gubernamental para promocionar más esta industria local, que nació en los años 60.

[email protected]

CRÉDITO: 
Miguel Hernández, El Economista