Inadem carece de padrón de beneficiarios confiable: ASF

Foto EE: Archivo

El Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) ha hecho esfuerzos para la supervisión y transparencia de sus operaciones, pero aún carece de un padrón de beneficiarios confiable y de mecanismos de coordinación con otras dependencias que eviten la duplicidad en la entrega de los subsidios, y esto le impide contar con información confiable para la toma de decisiones, consideró la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

En su revisión de la Cuenta Pública 2015, la ASF hizo 12 observaciones al Instituto que apoya a las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) y a los emprendedores del país mediante subsidios y programas de garantías a través del Fondo Nacional del Emprendedor (FNE). De éstas, siete fueron solventadas y cinco generaron seis recomendaciones de desempeño.

El mayor señalamiento es el relacionado con el padrón de beneficiarios el cual hasta el 2015 no se había consolidado como “un mecanismo adecuado para el registro, generación de información clara, confiable, oportuna y suficiente que permita la adecuada toma de decisiones, transparencia y rendición de cuentas”, señaló la ASF.

Desde su creación en diciembre del 2013 y hasta el 1 de febrero del 2017, el Inadem estuvo presidido por Enrique Jacob Rocha, quien renunció al cargo para irse a coordinar la campaña del priista Alfredo del Mazo por la gubernatura del Estado de México. El Instituto hoy se encuentra acéfalo, en espera que la Secretaría de Economía, que encabeza Ildefonso Guajardo, defina a su nuevo titular.

Entre los mencionados para dirigir el organismo está Alejandro, coordinador general de Planeación Estratégica, Evaluación y Seguimiento (CGPEES), quien es responsable de prácticamente toda la operatividad del Inadem, y sobre quien recaen buena parte de las 79 observaciones del ASF en las cuentas públicas del 2013, 2014 y del 2015.

La otra mencionada es María del Sol Roumayor, directora general de Programas de Desarrollo Empresarial, y quien se encarga de organizar la Semana Nacional del Emprendedor y comenzó a tener mayor notoriedad en eventos en el 2016.

PADRÓN DEFICIENTE

El 16 de febrero, la ASF dio a conocer los resultados de la cuenta pública del 2015, que incluyó la auditoría de desempeño 15-5-10E00-07-0420 aplicada al Inadem. De las 12 observaciones, el Instituto comprobó que, con la Encuesta Nacional sobre Competitividad de las Mipymes (Enaproce), pudo identificar y cuantificar a la población objetivo (401,703 empresas y emprendedores), que fue uno de los pendientes de las auditorías de la Cuenta Pública del 2014.

Los problemas radican en la integración del padrón de beneficiarios, tarea a cargo de la CGPEES, y que en el 2015 estuvo compuesto por 2,654 personas morales y 15,473 personas físicas, a los que se les entregaron 19,216 apoyos. La realización de este listado tuvo un costo de 75,276 pesos.

Según la ASF, dado que las reglas de operación del FNE del 2016 fueron publicadas sin modificación respecto a las del 2015, se careció de mecanismos de preventivos para atender las deficiencias detectadas en los procesos de operación y difusión del padrón de beneficiarios, y esto evitó tener información clara, confiable y suficiente para la adecuada toma de decisiones y rendición de cuentas.

A esto se suman que entre 2007 y 2015, la Secretaría de Economía no realizó las auditorias para la integración y difusión del padrón de beneficiarios.

Además, el listado no tomó en cuenta la totalidad de los criterios del Manual de Operación del Sistema Integral de Información de Padrones de Programas Gubernamentales (SIIPP-G) y la ASF constató que 2,654 registros de personas morales carecían de Registro Federal de Contribuyentes (RFC).

El Inadem comprobó en las reuniones de septiembre del 2016 que sostuvo con los auditores que se trataban de entidades gubernamentales, pero no documentó las acciones correctivas para la carga del padrón en ejercicios posteriores.

Lo que sí ha hecho el Inadem en el portal del FNE es difundir los resultados de las convocatorias y el padrón de beneficiarios de los ejercicios 2013, 2014, 2015 y del primero y segundo trimestres del 2016. Además, tiene la obligación de publicar el padrón del 2017 en los primeros 10 días hábiles de julio.

Por otra parte, el Inadem no acreditó tener mecanismos de coordinación con otras dependencias para evitar que se duplique el apoyo a las mipymes y emprendedores, sin embargo, informó a la ASF sobre la realización de un estudio el cual identificará los programas de apoyos existentes a nivel federal, estatal y municipal para esta población. Hasta 2013, el Instituto tenía identificados 99 programas de este tipo.

FNE

Observaciones pendientes

En el informe del estado que guarda la solventación de observaciones y acciones promovidas a la Secretaría de Economía, al 30 de septiembre del 2016, la ASF señala que el Inadem ha atendido 18 acciones de la cuenta pública del 2014.

La ASF constató que el Instituto ha reforzado sus controles y supervisión de los recursos devengados y su impacto en la productividad de las mipymes y emprendedores beneficiados, mediante la adquisición de herramientas tecnológicas como QlikView y la implementación de indicadores de desempeño.

También quedan solventadas las observaciones relativas a la validación jurídica y las evaluaciones normativas y técnicas-financieras de los proyectos.

No obstante, el Inadem no ha solventado 18 acciones de los ejercicios fiscales que van del 2011 al 2014, en los que la ASF pide sanción administrativa. De éstas, seis de las cuentas públicas 2011 y 2013 han sido archivadas por carecer de elementos de prueba y 12 correspondientes al 2013 y 2014 siguen sin resolución definitiva.

Entre éstas destaca la concerniente a una diferencia por más de 226 millones de pesos entre el presupuesto asignado en el 2014 y la base de datos de los apoyos reportados ese año, lo que ha abierto una investigación por parte del Órgano Interno de Control de la Secretaría de Economía.

Así también a las relativas a la falta de supervisión y seguimiento a los apoyos otorgados en el 2013 a la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio (Concanaco) y a la Cámara Nacional de la Industria Electrónica de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti), las cuales sustituyen a cerca de 1,600 mipymes, lo que provocó que los proyectos no se desarrollaran como estaba establecido.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario