Impuestos detonarán contrabando de frituras

Foto: Cuartoscuro

Este tipo de productos no tienen ningún control sanitario al ingresar al país de manera ilegal

Con la entrada en vigor de nuevos impuestos por la reforma hacendaria, el sector del pequeño comercio y el consumidor se enfrentarán el próximo año al contrabando y la informalidad en el segmento de frituras y bebidas azucaradas, dulces y chocolates, consideró el director general de la Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas, (ANAM) Iñaki Landáburu.

El directivo mencionó que con la entrada de nuevos gravámenes proliferará el comercio informal de frituras, bebidas azucaradas, dulces y chocolates que no tienen ningún control sanitario al ingresar al país de contrabando, como ya sucede con los cigarrillos.

Al hacer un balance las perspectivas económicas para el sector abarrotero, el cual espera un crecimiento para el próximo año de 6%, lamentó los efectos que generará la reforma fiscal al cargarle la mano, una vez más, a los que pagan impuestos.

"Con la aplicación de la miscelánea fiscal 2014, habrá un impacto negativo para el consumidor, ya que costarán más los productos", argumentó.

No obstante, indicó, los abarroteros están preparados y los que tienen que modificarse son los proveedores si quieren bajar el tema de las kilocalorías, los 275 por cada 100 gramos.

"Lo que sucederá es que los precios al público van a aumentar y posiblemente haya un cambio de costumbres y de consumo en el momento en que unas botanas o unos dulces se vayan a 8% o 16% hacia arriba en su valor".

Por ello, reiteró, los miembros de la ANAM estamos preparados para entrarle al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), ya que "tendremos que trasladar el IEPS el cual, desgraciadamente aunque el nombre sea diferente, es un Impuesto al Valor Agregado (IVA), porque al final quien viene pagándolo es el consumidor".

En ese sentido, insistió en que desde su punto de vista la reforma fiscal es cargarle la mano una vez más a los que ya pagan.

Recordó que los productos a los cuales se les llaman chatarra, como frituras, dulces, chocolates y refrescos van a tener un impuesto de 8%, o de un peso en el caso de las bebidas azucaradas, que no lo va tener el que juega informalmente.

Detalló que dicho fenómeno se da en las bebidas embriagantes, pues 50% de aquellas que contienen alcohol y que se consumen en el país no paga impuestos y entra por contrabando o son productores clandestinos.

Lo mismo sucede, dijo, con el cigarro, y se corre el riesgo de que en breve empiece a encontrar en el mercado productos de contrabando como frituras, dulces, chocolates, cuya calidad podría ser dudosa.

Por otra parte, el director general de la ANAM mencionó que el sector abarrotero espera el próximo año un cambio de costumbres de compras.

"Quizá dejarán de comprar productos más caros por productos más baratos", aunque, consideró, "no creo que sea la salvación a la obesidad de este país, creo que tenemos muchas otras cosas que cuidar para que la gente se mantenga delgada".

CRÉDITO: 
Notimex

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.