La importancia de cumplir con las obligaciones patronales

Archivo/Eleconomista.mx

Conoce las responsabilidades mínimas a considerar para evitar multas

Operar exitosamente una empresa o negocio es una labor demandante que los emprendedores y empresarios urgen atender, tal es el caso de algunas obligaciones patronales, que inciden directamente en uno de los pilares de la empresa: el factor humano, por lo que, ignorar o minimizar la importancia de las responsabilidades que marca la ley puede generar falta de compromiso y baja productividad en cualquier área de trabajo.

Uno de los doce pilares sobre los que se cimienta la capacidad productiva de un país son las instituciones, por lo que la competitividad de una empresa está relacionada con el nivel de ética o el "adecuado desempeño" con el que se maneja, en consecuencia, una institución que procura la legalidad dentro de sus procedimientos internos y externos tendrá mejores posibilidades de mantener e incrementar su productividad, reportó el documento "Índice de Competitividad" del Foro Económico Mundial.

De acuerdo con la OIT (Organización Internacional del Trabajo), América latina y el Caribe presenta una brecha de productividad muy importante en relación con la población trabajadora en Europa que produce el doble (244 millones de trabajadores y 280 millones respectivamente), incluso presentando estos últimos, jornadas laborales aún más amplias respecto aquellos del viejo continente.

Según Juan Manuel Rangel Sol, especialista del Despacho Rangel Abogados, cumplir con las obligaciones patronales básicas puede ser una cuestión sencilla y que se traduce en grandes beneficios como la mejora de la relación de trabajo con los empleados y el respeto de los lineamientos que marca la autoridad, lo cual evita las multas que con las nuevas reformas a la Ley Federal del Trabajo son más altas y demandantes.

En opinión del especialista, las obligaciones patronales mínimas a considerar en cualquier empresa son:

  1. Establecer contratos de trabajo. En los que se indiquen las condiciones bajo las cuales se pacta la relación laboral. Un error común en este tenor es tener “machotes” de contrato o “bajarlos” de internet y considerar que con ello se cumplimenta la obligación. Para el Rangel y Asociados, el contrato es un traje a la medida que establece los acuerdos laborales entre el patrón y el empleado. Se recomienda que estos documentos se realicen en función de la situación particular de cada empresa y empleado e incluyan datos puntuales como el tipo de relación laboral (por tiempo indeterminado, a prueba, de capacitación o por temporada), los datos del trabajador, la descripción puntual de sus obligaciones y actividades(de acuerdo con el perfil del puesto), la duración de la jornada laboral, así como la remuneración y prestaciones que se otorgarán.
  2. Cumplir en tiempo y forma con las prestaciones a las que tiene derecho el trabajador. Las prestaciones mínimas de ley que el patrón debe cubrir a sus trabajadores son: inscripción y pago de cuotas ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), pago de aguinaldo, pago de vacaciones y prima vacacional, así como el pago de horas extras en caso de haberse laborado. En opinión del experto se recomienda que tanto el trabajador como el patrón lleven un registro puntual del establecimiento de estas prestaciones, así como de su entrega-recepción. Esto último puede realizarse de forma muy sencilla mediante recibos de pago generados por la misma empresa, que vayan siempre firmados por el trabajador.
  3. Registro de todas las eventualidades que surjan durante la relación laboral. Este es un elemento fundamental que da seguridad a ambas partes. Si los patrones llevan un control, firmado por el trabajador, en donde se hagan constar el registro de asistencia, solicitud de permisos, periodos de incapacidad, horas extra trabajadas y en general cualquier incidencia ocurrida en torno a la jornada laboral, las relaciones laborales serán más claras y las decisiones que tengan que tomarse más adelante tendrán un sustento objetivo que reducirá las inconformidades o diversidad de opiniones.
  4. Contar con un procedimiento adecuado de recisión de las relaciones laborales. Es responsabilidad del patrón, y un elemento de mucha tranquilidad para ambas partes, establecer un procedimiento de aviso de término de la relación laboral y cálculo del finiquito conforme ordena la ley. En experiencia del Lic. Rangel lo ideal es hablar con el empleado para explicarle el término de la relación, el finiquito que le corresponde conforme a la ley y que el cierre sea de manera cordial.

Los beneficios de construir relaciones cordiales entre trabajadores y empleadores pueden ser amplios frente a la básica inversión de ceñirse a lo establecido en la ley.

CRÉDITO: 
Equipo de Redacción