IEPS afecta a sector restaurantero

Foto: El Economista/F. Peña

Para nivelar los gastos, los establecimientos de alimentos aumentaron sus precios este año

Querétaro.- El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados en Querétaro (Canirac), Eduardo de la Parra Cubells, informó que debido a los incrementos en algunos de los insumos básicos para la elaboración de alimentos, los comercios del sector elevaron el costo de los platillos entre 12 y 15 por ciento.

El incremento, dijo, ha sido de manera paulatina en lo que va del año, con la intención de “nivelar” los gastos en los establecimientos, lo que no deja de ser un impacto y afectación en los bolsillos de los clientes finales.

Los productos que han impulsado estos incrementos son principalmente aquéllos que contienen azúcar, ante el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) establecido con la reforma hacendaria.

Aunado a ello, con el inicio del periodo de cuaresma, algunos platillos de la temporada, como pescados y mariscos, se incrementaron aun más, cuando regularmente el aumento es de hasta 50% por la demanda que registran, refirió, de manera que la reforma ha impactado a este sector.

Claras afcetaciones

Con la entrada en vigor de la miscelánea fiscal, que trajo la eliminación del Régimen de Pequeños Contribuyente (Repecos), son pocos los restauranteros que han migrado con éxito al Régimen de Incorporación Fiscal e incorporado la facturación electrónica.

De la Parra Cubells detalló que de los aproximadamente 9,000 restaurantes en el estado, 70% era Repecos, y hasta hoy solamente 20% ha logrado migrar.

Agregó que alrededor de 80% de los restaurantes continúan sin implementar la e-factura, ya que muchos de ellos carecen de infraestructura y capacitación para poder hacerlo. Ante ello, se pronunció por que la autoridad hacendaria dé un plazo más amplio para llevar a cabo el proceso.

El líder empresarial aseguró que esta ampliación en los plazos deberá darse si la autoridad fiscal busca que todos se adhieran a la nueva forma de tributación.

CRÉDITO: 
Redacción, El Economista