Hong Kong: un trayecto que valió la pena

Foto: Especial./ elempresario.mx

Es majestuosa. Se funde con el calor y la humedad sofocante que la caracteriza en el verano. Sus principales avenidas ostentan las marcas de moda más lujosas del mundo, y a pesar de tener su toque milenario y ancestral, esta ciudad conserva la herencia que Inglaterra le dejó a su paso apenas hace algunos años.

Su área financiera alberga algunos rascacielos que acarician con su reflejo el mar de las bahías. Sus playas tienen mucha vida el día de hoy. El clima permite a sus residentes y visitantes disfrutar de días de descanso bajo el sol.

Esta península y sus islas tiene una extensión de poco más de 1,100km². Su respeto a la naturaleza es palpable: 75% de su superficie consta de reservas naturales y el resto lo ocupan sus más de 7 millones de habitantes.

Este puerto clave opera bajo un sistema capitalista, aunque no se olvida de la ideología oficial comunista de su país líder.

Esta situación ha permitido que sus miles de micro, pequeños y medianos negocios (Mipymes) operen con mayor facilidad. Su sistema económico es ágil para las Mipymes, pues hace que los emprendedores de negocios tradicionales puedan abrir su empresa en menos de un día.

Los comercios se entretejen en el lado más viejo de esta Ciudad. Tiendas de antigüedades, artesanías, frutas, verduras, restaurantes y pequeñas misceláneas también aportan su grano de arena a tan dinámica economía.

Estoy hablando de Hong Kong. Ciudad a la que tardé 25 horas en llegar, entre vuelos y conexiones. Y debo decirlo, el esfuerzo y la espera valieron la pena.

Hong Kong

[email protected]

CRÉDITO: 
Carmen Castellanos