Hong Kong, la puerta a nuevos mercados

Foto: Shutterstock

Hong Kong es el “centro financiero y logístico por excelencia del sur de China”. Para Alejandro García Casas, consejero de ProMéxico, la ubicación estratégica de la ciudad en la que se encuentra su oficina, la convierte en el lugar ideal para aquellas organizaciones que buscan expandirse a otros países.

“Hong Kong es un mercado chico, de aproximadamente siete millones de habitantes, pero sigue siendo la puerta de entrada más fácil y transparente para conquistar nuevos horizontes”, menciona. Al ser sede de un aeropuerto internacional, la ciudad asiática se encuentra a menos de cinco horas de los mercados más importantes, como Singapur, Malasia, Corea, Japón y Filipinas.

La ciudad no es el lugar ideal para establecerse como empresa, advierte ProMéxico, la competencia es mucho mayor debido a lo que pequeño que es el mercado. La recomendación es utilizarla como medio para expandirse: “los costos de operación internos son altísimos, pero es una gran plataforma para atender el mercado chino y del sureste asiático”, dice García Casas.

Además, ser una Región Administrativa Especial le permite contar con su propia moneda, una mayor autonomía respecto al régimen de China y una política de impuestos bajos que favorecen el intercambio comercial con empresas en el extranjero. “El sistema fiscal en Hong Kong es claro, transparente y tiene una tasa impositiva muy baja, eso la convierte en la segunda receptora de inversión extranjera directa del mundo, sólo después de Estados Unidos”, comparte el funcionario, quien agrega que tan sólo el año pasado recibió más de 150,000 millones de dólares.

A la conquista de China

El último año, México exportó 1,000 millones de dólares a Hong Kong, mientras que la isla asiática envió 300 millones a nuestro país. De los principales productos enviados a China están el aguacate, higos, espárragos, berries, zarzamoras y arándanos. Aunque también se comercializa pescados y mariscos, autopartes, hierro y cobre.

Mientras que las empresas asiáticas están invirtiendo en centros de manufactura, investigación y desarrollo para insertarse en cadenas de valor como la automotriz, eléctrica, electrónica y aeroespacial.

Algo que no debemos olvidar, según Alejandro García Casas, es que en Hong Kong generalmente la venta de productos primarios está relacionada con el sector tecnológico. Es decir, detrás de un producto básico es probable que haya una herramienta que facilite su consumo.

No por nada cuentan con parques industriales, de innovación y tecnología donde se impulsa a las startups. “El gobierno y la industria privada unieron fuerzas para promocionar a los emprendedores locales y ofrecerles las herramientas necesarias para generar proyectos de alto valor”.

El consejero de ProMéxico menciona que ésta es la oportunidad para que las startups mexicanas “conozcan el ecosistema en Asia, establezcan networking y muestren su talento”. Si bien no es una región fácil de conquistar, debido a las especificaciones del mercado local, la falta de conocimiento del mismo, la barrera del idioma y el alto nivel de competencia, hay emprendedores que se atrevieron a cruzar fronteras:

Hace unas semanas llevamos a 10 empresas mexicanas de diferentes sectores a que mostraran sus proyectos tecnológicos. Por ejemplo, una aplicación móvil para optimizar la inseminación artificial en el ganado y evitar el desperdicio del semen”, comenta el consejero.

Los primeros pasos se están dando, sin embargo, no se recomienda llegar con la idea de conquistar China en cuanto se ponga un pie en Asia. “Es muy complicado vender tecnología, primero por el idioma y la segunda porque en la mayor parte de China hay restricciones muy específicas con el tema del Internet”.

García Casas concluye al decir que el empresario mexicano debe mantener la calma y, a su vez, ser muy activo ya que en Hong Kong las negociaciones son muy prácticas, pero en el resto de China primero debe haber una conexión de ambas partes antes cerrar un trato. Es cuestión de adaptarse.

[email protected]

CRÉDITO: 
Zyanya López / El Empresario