Hay más empresas, pero menos empleos; se "atomizan" las unidades económicas

El titular del Inegi, Eduardo Sojo./ elempresario.mx

En el quinquenio comprendido entre el 2004 y el 2009, el número de empresas en México aumentó 23.9%; sin embargo, su impacto directo en el empleo no ha sido proporcional, ya que la mayoría de las unidades económicas en ese periodo son más pequeñas y contratan menos personal.

Al presentar los resultados definitivos de los Censos Económicos 2009, Eduardo Sojo Aldape, presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), explicó que se ha venido observando una pulverización de las unidades económicas, ya que de las 5 millones 144,056 empresas que hay en el país, las microempresas (unidades de hasta 10 empleados) representan 95.2 por ciento.

Dicha pulverización también puede verificarse, dijo, al comparar el incremento del número de empresas con el del número de empleados en el periodo 2004-2009, siendo el primero más rápido al registrar una tasa de crecimiento anual promedio de 3.63%, mayor a la de 3.07% del segundo, lo que revela que empresas y empleos no crecieron al mismo ritmo.

País de Pymes

No obstante, los datos del Censo Económico 2009 que elabora el INEGI revelan que en términos absolutos, las microempresas son las unidades económicas que más emplean personal, pues de los 27 millones 727,406 personas ocupadas a nivel nacional, tienen contratadas a 45.6%; mientras que las grandes empresas --que representan sólo 0.2% de las unidades económicas-- emplean a 21.5% del personal ocupado.

Tras afirmar que el Censo representó un costo de 1,925 millones de pesos, Eduardo Sojo, presidente del INEGI, dijo que una de las innovaciones que se incluyeron fue la de crédito y cuentas bancarias, cuyos resultados revelan que 86.1% no obtuvo ningún apoyo sobre los créditos, préstamos y financiamientos.

Crecen outsourcing y tercerización

La población subcontratada (mecanismo conocido como outsourcing) en el país va en aumento y en los últimos cinco años creció 58%, al pasar de 8.6 a 13.6% del personal ocupado, “que para un periodo relativamente corto significa mucho”. Un claro ejemplo de ese crecimiento es el número de personas ocupadas en el sector servicios, dijo Sojo Garza Aldape.

Agregó que ésta es una tendencia que se viene vigorizando en el país, ya que las empresas se están especializando más en sus actividades y desincorporan ciertos servicios a otras compañías.

Así, se dio a conocer que la población trabajadora empleada en el sector de los servicios privados no financieros pasó de representar 28.1% del personal ocupado total en 1998, a 34% en el 2009, recrudeciéndose la terciarización de la economía (predominancia del empleo en el sector terciario o de servicios por sobre el de los demás sectores económicos).

Tipo de ocupaciones

En el análisis sobre el tipo de contratación, el Censo mostró que 29% de los ocupados es propietario, familiar y trabajador de las empresas que no reciben una remuneración; 56% corresponde a los empleados remunerados y 13.6% es personal que se subcontrata con otras empresas.

Paralelamente, se reveló que hubo un crecimiento en la proporción del empleo que es absorbido por las microempresas, que pasaron de ocupar 38.3% del total de trabajadores en el 2004 y 42.1% en el 2009, lo que también es señal de la mayor atomización de las unidades económicas, reconoció Eduardo Sojo.

Se acentúa especialización

Con la transformación económica del país también se ha profundizado la especialización en algunos estados del país por determinada actividad, como es el caso de los estados Baja California Sur, Nayarit, Guerrero y Quintana Roo, principalmente, entidades que han dirigido su vocación al turismo y se han especializado en hoteles y servicios de hospedaje.

Existen entidades federativas que durante cinco años aumentaron su vocación manufacturera, como es el caso de Michoacán, principalmente por cambios en la industria básica del hierro y el acero; Tamaulipas; Hidalgo y Oaxaca, que se han visto impactados principalmente porque se ha incrementado la producción en la refinación de petróleo. En Sonora ha proliferado la fabricación de automóviles y camiones.

Los datos del Censo, contundentes

De los datos que revelan los resultados definitivos del Censo Económico 2009, destaca, entre otros, que el Estado de México es la entidad federativa con mayor número de empresas en el país, al contabilizar 585,292 unidades económicas.

En el 2009 se registraron 5 millones 144,056 unidades económicas en el país, cifra 19% mayor a la observada en el censo económico del 2005.

El personal ocupado total en las unidades económicas fue de 27 millones 727,406 personas, lo que representó un avance de 20% con respecto al dato de 2005.

El Distrito Federal es, a su vez, la entidad con mayor número de trabajadores a nivel nacional, al totalizar 4 millones 141,735.

En dónde se ocupan

A su vez, 47.1% del personal ocupado total se emplea en el sector de los servicios no financieros; 26% en el comercio; 18% en las industrias no manufactureras, y 8.9% en otras actividades.

El comercio es la actividad que ejerce la mayoría de las unidades económicas del país, con 47.1% de las empresas. Le sigue la provisión de servicios no financieros y las actividades manufactureras con 40 y 11.3%, respectivamente.

Campeche, Distrito Federal, Tabasco y Nuevo León son las entidades federativas en las que se perciben las remuneraciones promedio más altas, con $141,088, $135,907, $122,767 y $118,432 anuales, respectivamente. Aunque en los estados del sureste existe un efecto importante de las remuneraciones petroleras.

Crédito

Sólo 32.1% de las unidades económicas tiene acceso a algún tipo de financiamiento, y de éstas 65.2% se financia con préstamos de los propios socios.

La producción de productos derivados del petróleo y del carbón se convirtió en la actividad manufacturera más importante, con 11.7% del valor de la producción, desplazando a la de automóviles y camiones, que pasó al tercer lugar con 8.1 por ciento.

El comercio al por menor en tiendas de autoservicio se convirtió en la actividad con mayor participación en los ingresos del sector comercio, con 15.3% de su valor, desplazando al comercio al por mayor de abarrotes y alimentos.

Empresas

[email protected]

CRÉDITO: 
P. Martínez y O. Amador, El Economista