Generación Z, más madura que los Millenials

Foto EE: Archivo

La Generación Z, formada por los nacidos a partir de 1995, son los hermanos de los Millenials y aunque han aprendido de ellos existen diferencias considerables entre ambos.

Los también llamados nativos digitales representan 25.9% de la población mundial y, en comparación con los Millenials (nacidos entre 1980 y 1994), poseen mayor madurez intelectual, son emprendedores por naturaleza, cuidan del ambiente y les preocupa la estabilidad económica.

De acuerdo con un estudio de la firma Sparks & Honey, esa generación formada por los menores de 18 años prefiere las tiendas virtuales e influye en más de 60% en las decisiones de compra para comida, viajes, dispositivos tecnológicos y automóviles.

Además, desde temprana edad tienen su primer empleo, 55% de los preparatorianos se siente presionado por sus padres para ganar experiencia profesional, aunque 60% desea causar un impacto en su trabajo para el mundo.

Señala que Internet es una pieza fundamental para la vida de estos chicos, pues 85% realizó una búsqueda en la web para resolver algún problema, 33% ha tomado clases por ese medio y más de la mitad utiliza las redes sociales como apoyo para proyectos escolares.

Para ellos, los dispositivos móviles y las aplicaciones forman parte de sus vidas y pueden utilizar hasta cinco artefactos al mismo tiempo, como televisión, smartphones, lap tops, tabletas y consolas.

Además, pocas cosas sorprenden a esta generación, porque piensan en cuarta dimensión, aunado a su preferencia a las imágenes, “emoticonos” y “emojis” al utilizar de manera mínima los textos.

Los representantes de la Generación Z se distraen cada ocho segundos en algo nuevo, pues según estudios médicos, un 11% de este segmento fue diagnosticado con Trastorno por Déficit de Atención (TDA).

Sin embargo, son más sanos, 57% prefiere ahorrar dinero que gastarlo en alcohol o drogas, 10% probó los cigarros electrónicos y sólo 25% se vio involucrado en una pelea.

Al vivir en una época multiracial, toman como normal la diversidad sexual, con normas y roles de género que se difuminan, son menos activos comparados con otras generaciones y algunos ven a los deportes una manera de estar saludables, no como juego o recreación.

apr

CRÉDITO: 
Notimex