Empleo, tema que compete a la economía

Archivo/Eleconomista.mx

Aún faltan reformas estructurales para impulsar el trabajo: STPS

El crecimiento del empleo formal en el país no se dará en lo inmediato por la reforma laboral, sino por el dinamismo de la economía, aseguró el secretario de Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, al referirse a la caída anual de 72% del empleo en mayo de este año, al crearse tan sólo 6,929 plazas.

Entrevistado vía telefónica desde Ginebra, Suiza, en donde se realiza la 102 Conferencia Internacional de la Organización Internacional del Trabajo, Navarrete Prida dijo: “La generación de empleos tiene menos que ver con la reforma a la legislación laboral y mucho más con el desenvolvimiento de la economía del país”.

En ese sentido, admitió que el arranque de sexenio ha sido bajo en la generación de puestos de trabajo, pero nada distinto a las anteriores administraciones. Al ser cuestionado sobre la necesidad de hacer ajustes a la legislación laboral y hacerla más funcional, el titular del trabajo dijo: “No creo que sea éste el momento para hablar de ajustes en la reforma (laboral)”.

Reconoció: “Los empresarios han pedido ajustes en lo que tiene que ver con la subcontratación, el llamado outsourcing, el artículo 15 de la nueva Legislación Federal del Trabajo y, por otro lado, algunas organizaciones sindicales también han pedido ajustes en la flexibilización de las condiciones para la contratación individual, (pero) no hay una evidencia hasta este momento por parte de la Secretaría de que se hayan derivado conflictos en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje o alguna demanda con motivo de estos temas”.

Por ello, reiteró: “Habría que esperar a dejar que la reforma laboral dé de sí y, sobre todo, que dejemos que las otras reformas estructurales que están en marcha y que los partidos están apoyando con entusiasmo, como es el Pacto por México, también puedan entrar en vigor, y entonces nuestra economía se libere de muchos candados que la atan históricamente”.

Nudos en la reforma laboral

Ricardo Martínez, socio de la firma de abogados Baker & McKenzie, detalló que los “nudos” de la reforma están en las contrataciones y los salarios caídos. Esto ha hecho que se piense en una contrarreforma, dado que no se han alcanzado, en siete meses, sus objetivos.

Detalló que en contratación, los patrones no han querido usar las dos nuevas figuras (contrato a prueba y capacitación) porque se agregó en el articulado pedir la opinión de la Comisión Mixta de Productividad, Capacitación y Adiestramiento para saber si se puede concluir la relación laboral o no. Eso “le quitó flexibilidad, les da miedo usarla”, concluyó.

pmartinez@eleconomista.com.mx

CRÉDITO: 
María del Pilar Martínez, El Economista

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.