La fuerza de las mujeres está en la diversidad: directora de Women´s Forum

Foto: Especial

No hay una forma única de mujer líder, porque hay muchas formas de ser mujer. "Nuestra fuerza está en la diversidad”, dice Chiara Corazza, directora general de Women´s Forum, “hemos progresado en los últimos años, pero no con la profundidad ni a la velocidad que se necesita”.

El Women´s Forum celebra su segunda edición en México a partir de hoy, “si el año pasado fue un think tank, esta vez queremos que sea más un do tank, más comprometido con la acción. México es un país muy interesante, con enormes retos. Sólo 2% de los altos cargos directivos son ocupados por mujeres, pero al mismo tiempo hay una gran vitalidad: hay mujeres con grandes historias y también mujeres que harán grandes cosas”.

Este foro está enfocado al impacto económico y social de las mujeres, enfatiza Chiara Corazza, “nos importa que predomine el mensaje de que el avance de la mujer tiene un impacto para las empresas en las que trabajan y la economía en su conjunto”. El Women´s Forum es elitista, reconoce su directora: “es una estrategia deliberada. Nos interesan el cambio social y la causa de todas las mujeres, pero creemos que para tener influencia en la base, es fundamental incluir en el diálogo a los grandes corporativos…las mujeres que trabajan ahí y, por supuesto, los hombres. No creo en la confrontación hombre-mujer, sino en el diálogo”.

Las empresas que han incorporado mujeres en su gobernanza han visto crecer sus resultados y tienen mejor clima laboral, dice Corazza, “nos gustaría que eso se supiera. Que lo diga el presidente de una empresa a la que le ha ido bien con una estrategia de inclusión. La difusión de las mejores prácticas ayuda más que una ley, aunque tener buenas leyes no estorba”.

Chiara Corazza fue director general de la agencia de promoción de inversión de París entre el 2002 y el 2016, en ese cargo se desempeñó como una “embajadora económica” de la capital francesa. Italiana de origen, habla del impacto que tuvo una ley para obligar a las empresas en Francia a tener un porcentaje de mujeres en el Consejo de Administración, “al principio hubo críticas, pero después se vieron muchas de sus ventajas. Una de ellas fue que mejoró el nivel de los consejos. La verdad es que cuando eran integrados por puros hombres, podría bastar con ser amigo de los jefes. La exigencia para las mujeres fue muy alta”.

El gran reto no está en las leyes, sino en un cambio de mentalidad, “este empieza en las casas, en las escuelas, a temprana edad”, explica: “no sólo es cambiar la actitud de los hombres, sino también la de las mujeres”. Cuenta una anécdota que sucedió en Arabia Saudita, “después de mucho esfuerzo, se logró que una mujer fuera la Ministra de Educación, pero las mujeres fueron las críticas más duras. No querían a una Ministra a cargo de la educación de sus hijas”.

El cambio de mentalidad se llevará mucho tiempo y no será en línea recta, “es muy importante dar visibilidad a mujeres que están haciendo la diferencia en circunstancias muy difíciles y dejar claro que hay muchas formas de liderazgo”, concluye Corazza.

CRÉDITO: 
Luis Miguel González /El Economista

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.