Frida, de perrita rescatista a imagen de marca registrada

Foto: Especial

Se busca registrarla para prendas, calzado, accesorios, peluches y alimentos.

Después del sismo del 19 de ­septiembre, se conocieron historias de rescatistas quienes día y noche buscaron sobrevivientes en los escombros de edificios y casas de la Ciudad de México, Oaxaca y Puebla.

La labor de los rescatistas ha sido muy reconocida, pero hay otros de cuatro patas que se han ganado el amor de millones de personas, cuya imagen principal es la perrita Frida, perteneciente a la Unidad Canina de la ­Secretaría de Marina de México.

Su trabajo, personalidad y uniforme: botitas, lentes y chaleco, conquistaron a muchos por lo que será imagen de productos que buscan recaudar fondos para los damnificados. Incluso, se está solicitando el registro de su marca ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI).

“Las marcas son elementos ­distintivos que diferencian servicios o productos de su misma especie. Frida no es distintivo, sino que están surgiendo marcas referentes al suceso y al animal. La marca se puede proteger porque no hay impedimentos de ley”, explica Armando Flores, gerente de desarrollo de negocio nacional de Clarke, Modet y Co de México.

Hasta el momento, el IMPI tiene una solicitud de registro de ­Frida mx con el número de expediente 1952951 en la clase 25 que pertenece a ropa y que fue hecha por la tienda Loly in The Sky, que ha creado una edición especial de tenis.

Asimismo, existen 13 solicitudes para Frida Marina; dos pertenecen a la Asociación Cervecera de la República Mexicana con los números de expediente 1950092 y 1950093 clase 25 y 32 (bebidas no alcohólicas), y las otras 11 tienen como titular a la Secretaría de Marina, cuyos folios son: 1953581, 1953583, 1953610, 1953585, 1953586,1953587, 1953588, 1953608, 1953579, 1953576 y 1953584. Las clases son ropa, comida, artículos veterinarios, etcétera.

“La Secretaría sí puede proteger la marca como lo hace con muchas otras. Frida no es personaje, caricatura o invento, es un animal y pertenece a la Marina de México. Podría protegerse por marca, pero también como derecho de autor de personaje en una vía especial conocida como reserva de derechos”, precisa Flores.

La reserva permite usar y ­explotar de forma exclusiva las características físicas y psicológicas distintivas de personajes humanos de caracterización, ficticios o simbólicos. Con esto, el titular se protege al sancionar a quienes la utilicen sin consentimiento.

Flores detalla que cuando hay varias solicitudes de la misma marca y clase, se da al primero que la presenta, pero al ser gubernamental, el ­IMPI puede defender a la institución.


Valor de marca

El valor de la marca se da por tres factores: costo del diseño, nivel publicitario invertido y magnitud de explotación.

Frida se difundió en medios y redes sociales, por lo que no requirió inversión, al igual que en el diseño, por lo que el valor económico de la marca es prácticamente nulo; sin embargo, sí tiene uno social.

“Frida Marina está siendo un referente de apoyo y fuerza en México. Cuando salga un producto al mercado que se identifique por esa marca, entonces sí empezará a tener un valor”, aclara Flores.

Para conocer la resolución de registro se tendrá que esperar entre cuatro a seis meses aproximadamente y de aprobarse, quienes ya la utilizan, deberán dejar de hacerlo o de lo consiguiente, podrán someterse a un procedimiento legal, aunque dependerá de cada caso.

“Se tiene que ver el uso de la marca. Se puede tener la misma, pero dirigiéndose a distintos productos”.

Ventas por redes sociales

Una de las razones del éxito de Frida fue su difusión en redes sociales, uno de los principales medios de publicidad de la actualidad.

De acuerdo al estudio State of Inbound realizado por Hubspot, Facebook es la principal red social en el sector profesional (77%), seguida de Twitter (61%), lo que permite mayor difusión de productos o servicios.

Ximena Iñigo, CEO de ­KarmaPulse, indica que una buena estrategia de contenidos en redes sociales aumenta las venta entre 20 y 30% aproximadamente, aunque todo dependerá de la marca, oferta y otros factores.

Los artículos de Frida son de empresas establecidas y pequeños comercios informales, algo que genera grandes ganancias económicas.

En el 2016, el comercio informal electrónico y transacciones económicas digitales reportaron más de 250,000 millones de pesos, según la Secretaría de Administración Tributaria (SAT).

Por ahora la marca cautiva, pero no se sabe lo que le ocurrirá o cuánto valdrá.

“El registro de una marca dura 10 años y se puede renovar. Con Frida tal vez no se renueve, pero no se puede saber”, concluye Flores.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.