Franquicia de forma exitosa tu empresa

Foto: Especial

Incrementa el valor de tu marca a través de este modelo de negocio

Los motivos que tiene una persona para convertir su negocio en franquicia son varios y van desde la necesidad de querer multiplicar la cantidad de puntos de venta de una marca para obtener el reconocimiento de los consumidores, hasta el interés por ingresar en nuevos mercados.

De acuerdo con Juan Manuel Gallastegui, presidente de la firma de consultores Gallastegui Armella Franquicias, evolucionar a éste esquema de negocio, ayuda a incrementar el valor de una marca y da la posibilidad de que los dueños de una empresa extiendan su alcance de mercado con la menos cantidad de riesgo posible.

“Gracias al modelo de franquicia, los empresarios requieren menos capital de expansión y minimizan los riesgos comerciales, pues cuentan con apoyo de inversionistas que conocen el mercado en el que desean abrir un nuevo punto de venta”, aseguró Gallastegui.

Sin embargo, para lograr convertir un negocio en franquicia, es necesario que los empresarios tomen en cuenta que no cualquier modelo de negocio es franquiciable, pues se requiere contar con un mercado interesado en los productos o servicios que se ofrecen, que el concepto manejado se encuentre bien definido y no se busque sólo franquiciar una idea o proyecto en consolidación, que sea comercial y financieramente atractivo para conseguir inversionistas y que su forma de operar sea repetible y transmisible.

“Franquiciar un negocio implica que un negocio no encuentre barreras físicas ni humanas para repetirse, es decir, que sus características no estén dadas por el lugar en el que esta ubicado o por las capacidades de una persona”.

Por ello, Gallastegui ofreció los siguientes consejos a los asistentes a trigésimo sexta edición de la Feria Internacional de Franquicias (FIF)para franquiciar de manera correcta sus negocios:

  • No importa la experiencia con que cuente una empresa, se puede convertir en franquicia siempre y cuando el personal que lo opere cuente con la experiencia necesaria para consolidar la marca
  • Los productos y servicios deben tener elementos que los diferencien de la competencia
  • Se debe tener en cuenta que se van a delegar las operaciones y la administración de los puntos de venta a un tercero
  • Se debe de elegir correctamente a los inversionistas a quienes se les otorgará una concesión, pues con ellos formara un equipo de trabajo
  • Utilizar recursos tecnológicos de punta que faciliten la organización de la información producida por los flujos de efectivo en los diversos puntos de venta
  • Se debe uniformar la operación, imagen y el servicio a través de la generación de manuales.

Y finalmente tomar en cuenta que un franquiciatario no es un empleado o alguien que deba seguir las órdenes del dueño de la marca, sino que “es un empresario más que ésta contribuyendo al crecimiento de una marca y por lo tanto debe ser respetado y tomado en cuenta para la toma de decisiones importantes”, concluyó Gallastegui.

[email protected]

CRÉDITO: 
Fabiola Naranjo