Del fracaso también nace la innovación: Campus Party

Foto EE: Archivo

La tercera edición de Campus Night quedó marcada con tres historias de un igual número de emprendedores que contaron que su experiencia de un primer intento fallido por emprender un negocio, les resultó en mejores posibilidades de concretar sus proyectos.

El fundador de la aplicación de alerta de sismos SkyAlert, el creador de una tecnología de plásticos biodegradables llamada BioFase y los creadores del concepto de pláticas FuckUp Nights coincidieron en que los fracasos refuerzan los cimientos de cualquier emprendedurismo.

Aún con su escasa exposición de cinco minutos, Alejandro Cantú, el emprendedor que ideó el concepto de SkyAlert, argumentó que en México existen dos retos para lograr el éxito de un concepto, cualquiera que éste sea. Pero el tercero y principal, es el que supone que el emprendedor debe creer en sí mismo y ser perseverante.

Generar interés entre los potenciales socios y conseguir financiamiento son los dos primeros retos a solucionar. “El siguiente es identificar y resolver que nosotros podemos ser el detractor de uno mismo como emprendedor”, comentó Alejandro Cantú.

Cuando se tiene una idea un potencial emprendimiento, platicó, no es imperante dejar el trabajo y lanzarse a la aventura. “Hay que ser apasionados, pero mirar la realidad, y mientras desarrollar tu idea y convencer a más personas de la misma, pero trabajar en que puedes conseguirlo”, platicó un poco más tras dejar el escenario de Campus Night Entrepeneur Edition.

A la fecha, SkyAlert está en los teléfonos de 2.5 millones de mexicanos. Sólo en cinco meses fue descargada cinco millones de veces y es la app con mayor credibilidad porque cuenta con una infraestructura propia tanto en equipo como una porción de espectro para enviar sus avisos.

“No tienes porqué ir por tanto desde un inicio. Nos han vendido eso de que a la primera tu idea va a ser revolucionaria. Es una idea muy tipo american dream, muy setentera y a veces no cabe en esta realidad”, expuso José Villatoro, líder del concepto Fuck Up Nights, en el que los participantes narran sus experiencias en el arranque de un negocio y en el que los fracasos tienen más valor que los éxitos a la primera.

El fracaso no es admirable, pero refuerza los conocimientos del emprendedor a seguir con sus aspiraciones, explicó José Villatoro.

undefined

Fuck Up Nights, explicó, es un espacio en el que todos cuentan una vez al mes sus historias de fracasos. “No nos consolamos o aplaudimos la mediocridad; aprendemos de todos para no repetir errores”.

El proyecto Fuck Up Nights nació de una plática entre cinco amigos que habían, todos, fracasado en su primer intento por cristalizar un negocio, “y ahí fue donde nos dimos cuenta de que sólo queríamos un negocio porque sí (por ganar dinero), y no por hacer algo que nos gusta”.

Al calor de aquella noche de mezcales, cinco amigos crearon Fuck UP Nights “y confesamos todos nuestros fracasos; fueron las tres o cuatro horas que mejor no sirvieron para comprender y aprender de los demás”, platicó el conferencista.

Fuck UP Nights funciona con el concepto de que en cada edición mensual tres a cuatro personas cuentan su experiencia en el emprendimiento a través de diez imágenes. Cada imagen cuenta una etapa del ponente y éste explica qué situaciones vivió y sus posibles soluciones, si contó con ellas.

Scott Munguía desarrolló por su parte una tecnología que permite extraer de la semilla del aguacate un polímero para fabricar plásticos biodegradables; a su idea pocos les creyeron y de un primer fracaso de acercarse a potenciales socios, aprendió que debe el emprendedor debe estar preparado para ser paciente.

BioFase, dijo, es una firma que ya recibió una ronda de capital de 3 millones 100,000 pesos de parte del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) y 1 millón 400,000 pesos más de particulares. Para noviembre “BioFase pasará del laboratorio a la planta” con la apertura de su primer complejo que requerirá de una inversión de 16 millones de pesos.

Mercado para los bioplásticos hay, dijo Scott Munguía, quien es considerado como el creador del tercer emprendimiento más atractivo del mercado para el 2014. Esto, porque BioFase entra a competir en un negocio que tiene proyecciones para generar en el mediano plazo, en el 2020, 7.5 billones de dólares en todo el mundo.

“Pocos creían en que el aguacate serviría para hacer algo más que comida. Tenemos que convencer a la sociedad de que los emprendedores tienen ideas que van por resolver problemas y que pueden en poco tiempo volverse un atractivo negocio. Lo que hay que resolver primero es el desánimo en uno mismo cuando ocurre un tropiezo y luego buscar aliados. Los fracasos se enseñan”.

erp

CRÉDITO: 
Nicolas Lucas / El Economista

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.