Firma electrónica, beneficiará a exportadores

Foto: Cortesía

Al concluir la actual administración, 230 trámites se realizarán con la Fiel

El gobierno federal anunció un paquete inicial de beneficios a través de la utilización de la Firma Electrónica Avanzada (Fiel), entre los cuales destaca la Ventanilla Única de Comercio Exterior.

En el Instituto Mexicano del Seguro Social se aprobó la utilización de la Fiel para que los contadores públicos autorizados que dictaminen el cumplimiento de obligaciones patronales en materia de seguridad social realicen trámites de su registro.

Dentro del programa federal CetesDirecto, de Nafin, con el que se fomenta el ahorro y la inversión en México, se permite a los pequeños y medianos ahorradores tener acceso a servicios financieros y poder invertir en valores gubernamentales, a través del uso de la Fiel.

También con esa firma las personas físicas y morales pueden realizar procedimientos de comercio exterior, tales como: pedimentos aduanales firmados por el agente aduanal o su Mandatario, dictámenes fiscales, consulta de expediente integral del contribuyente o inscripciones al padrón de importadores y exportadores.

Las personas morales la pueden emplear para los servicios de la Ventanilla de Comercio Exterior, que facilita operaciones ante las secretarías de Hacienda y de Economía, las cuales generan 80% de los 241 trámites que existen en México vinculados a las operaciones de comercio exterior.

La Fiel puede, además, ser empleada para las declaraciones patrimoniales que realizan los servidores públicos y para el envío oficial de las licitaciones públicas que hacen las dependencias de la Administración Pública Federal a la Secretaría de Gobernación.

“En resumen, estamos seguros de que al concluir la presente administración, alrededor de 230 trámites serán susceptibles de utilizar la firma digital”, dijo Rafael Morgan, secretario de la Función Pública, acompañado en un evento por Alfredo Gutiérrez, jefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

La Fiel consiste en un conjunto de datos que se adjuntan a un mensaje electrónico, cuyo propósito es identificar al emisor del mensaje como autor legítimo de éste, como si se tratara de una firma autógrafa.

CRÉDITO: 
Roberto Morales, El Economista