Financieras populares, distribuidoras de microseguros

Foto: Especial

Los productos que se encuentran en el mercado son principalmente de vida y salud: AMIS

Querétaro, Qro. De las 11 millones de pólizas de microseguros que hay en el país, 80% es distribuido por instituciones de microfinanzas, aseguró el director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), Recaredo Arias Jiménez.

En el marco del XII Encuentro Nacional de Microfinanzas, el directivo aclaró, no obstante, que es un banco de los llamados pequeños (no dio nombre) el que tiene el mayor número de asegurados en este nicho, pero también distribuyen microseguros las sociedades financieras populares y cooperativas de ahorro y préstamo.

En conferencia de prensa, destacó que, aunque en América Latina la penetración de microseguros creció 8% en los últimos años y hoy más de 10% de mexicanos tiene una póliza de este tipo, la cifra en el país aún es baja.

“Hoy, la cifra de microseguros no significa, desde el punto de vista de primas, un volumen muy importante, pero la importancia no está dada en función del volumen de primas, sino del número de personas aseguradas; en función de la inclusión financiera que está en esos grupos de consumidores y del impacto social que tiene el sector asegurador en ello”, puntualizó.

A decir de la AMIS, los productos de microseguros que se encuentran en el mercado son principalmente de vida y salud. Las coberturas que ofrecen son: gastos funerarios, fallecimiento del titular y de beneficiarios, liquidación del saldo del crédito y ayuda para padecimientos. En promedio, la suma asegurada es de entre 15,000 y 20,000 pesos y la prima aproximada es de 300 pesos al año. De las 11 millones de pólizas existentes, 9 millones están atadas a algún microcrédito y 2 millones son voluntarias.

“Cumplimos nuestra misión al no permitir que esas personas caigan en pobreza extrema, sino que mantengan su capacidad y potencial económico y puedan seguir insertándose en la economía”, afirmó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Edgar Juárez/Enviado, El Economista