Financiamiento bancario, necesario para pymes

Foto: Archivo/El Economista

“Sin titubeos ni demoras”, los industriales urgieron a la banca incrementar el financiamiento al sector productivo del país, de lo contrario, las pequeñas y medianas empresas no podrán competir en igualdad de condiciones en el mercado interno con los proveedores extranjeros, sentenció Francisco Funtanet, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

El financiamiento bancario es uno de los instrumentos insustituibles para impulsar la competitividad de las pymes. Para lograrlo debemos afrontar a la brevedad posible dos importantes desafíos: incrementar el crédito oportuno y competitivo al sector productivo, y aumentar el número de empresas con acceso a las opciones financieras disponibles en la banca mexicana”, destacó el empresario.

En el análisis Pulso Industrial, Funtanet refirió que las micro, pequeñas y medianas industrias generan 75 de cada 100 empleos en el sector formal de la economía, sin embargo reciben el 15% del financiamiento bancario. “Esta disparidad entre su contribución al desarrollo y el soporte que crediticio que obtienen revela uno de los desafíos más importantes para el aprovechamiento integral de sus potencialidades”.

La semana pasada, la Concamin firmó un convenio con la Asociación de Banqueros de México (ABM), con el propósito de acercar a las pymes los recursos financieros disponibles e indispensables para fortalecer la modernización, reindustrialización y creación de más y mejores oportunidades de empleos.

Aun cuando los datos más recientes indican que se ha fortalecido la relación entre banca y pymes, aún queda mucho por hacer”.

En 2013 el crédito otorgado al sector mayoritario de la planta productiva alcanzó los 321,000 millones de pesos. Esta cifra no solo representa un crecimiento real de 12.2% respecto al año anterior, sino que además duplica el aumento registrado por el financiamiento al consumo (cuyo crecimiento real fue de 6.4%) y es cuatro veces mayor al incremento del crédito para vivienda (3.3%).

La Concamin insistió que todavía está lejos de alcanzar la profundidad necesaria para convertirse en uno de los soportes más importantes de la modernización y crecimiento de la inversión y el empleo.

Pese al extraordinario crecimiento del crédito al sector privado, la penetración del financiamiento es baja. En México dicha participación como porcentaje del PIB es de 27.7%, en América Latina el promedio supera el 50%, en Brasil es de 68%, en Chile alcanza el 73%, en Italia escala hasta el 124% de Italia y en Estados Unidos el 192% del PIB.

En tal sentido uno de los retos de la reforma financiera aprobada en 2013 consiste en impulsar una eficaz movilización del ahorro interno para convertirlo en financiamiento que además de eficiente, sea aprobado en el menor tiempo posible, con certidumbre necesaria y al menor costo, para apoyar la inversión productiva, fortalecer a la economía formal e impulsar la modernización del aparato productivo nacional.

[email protected]

CRÉDITO: 
Lilia González, El Economista