E-factura, poco valorada por las pymes

Archivo/Eleconomista.mx

La adopción se ha dado sólo por cumplir con la disposición de la SHCP

A pesar de que cerca de 30% de los contribuyentes de México pospuso en diciembre del 2012 la adopción de la factura electrónica, ya sea por falta de conocimiento o por desidia, conforme avanza el 2013 se comienza a ver la integración de esta herramienta a las actividades contables y financieras de un mayor número de pequeñas y medianas empresas (pymes).

Sin embargo, pese a tener una serie de ventajas, la razón principal por la que los empresarios mexicanos han migrado a este nuevo esquema de facturación obedece únicamente a la disposición oficial que emitió la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para hacerlo obligatorio a partir del 2011 para aquellos que facturaran a partir de 4 millones de pesos anuales, y que se aceleró al concluir la vigencia de los formatos preimpresos.

Pero, más allá de caracterizarse por ser una vía de recaudación fiscal, la factura electrónica goza de una serie de ventajas adicionales para las compañías que están siendo desaprovechadas.

En principio, no se puede dejar de lado que al ser una vía digital, los procesos se hacen más eficientes, se tiene un mejor control financiero y se incentiva a la modernización de otras áreas que conviven con la financiera de manera directa.

Y es que, como lo menciona, René Torres Fragoso, director general de CONTPAQ i, el ahorro por facturar de manera digital puede ser de hasta 40% de los gastos que se suelen hacer con el uso de papel en rubros como mensajería, personal y consumibles, por mencionar algunos.

Estrategias acertadas

Otro aspecto relevante es que la adopción de Factura Electrónica debería ser tomada en cuenta para modernizar y digitalizar otras áreas de la empresa tal y como la gestión de la información que se tiene de los clientes actuales y/o potenciales, para generar estrategias más acertadas que permitan tener un cliente satisfecho tras haber superado sus expectativas.

Bajo esta misma línea, las compañías mexicanas deberían pensar en utilizar o actualizar sus sistemas de Enterprise Resources Planner para facilitar la gestión de todos los datos que se están generando diariamente en las distintas áreas de la empresa, facilitando la obtención en tiempo real de información clave para el desarrollo y crecimiento de la organización.

Así que, con base en las cifras que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) tiene al cierre de febrero del 2013 que indican que arriba de 822,000 contribuyentes ya facturan electrónicamente en el país, sería interesante que el gobierno, en conjunto con la Iniciativa Privada, promovieran con mayor fuerza las otras ventajas de utilizar esquemas digitales para un desarrollo más sano dentro de los negocios de los contribuyentes.

El esfuerzo vale la pena, pues 95% de las empresas grandes ya adoptó la Factura Electrónica; 96% de la mediana y 95% de la pequeña, de las cuales 67% lo hizo a través de un sistema en paquete al que se podrían adherir los otros sistemas de gestión para tener un cambio integral dentro de las organizaciones.

[email protected]

Sígueme en twitter: @chucastellanos

CRÉDITO: 
Carmen Castellanos