Extranjeros aprovechan déficit de talento mexicano

Foto: Shutterstock

México vive una tormenta perfecta de talento. Expertos ubican en 5% el déficit de personal con las capacidades que las empresas demandan, y el porcentaje aumentará en los próximos años. Esta situación está siendo aprovechada por profesionistas extranjeros con más habilidades y conocimientos, tan sólo en los últimos tres años, el país ha otorgado 156,471 permisos de trabajo.

La Federación Mundial de Asociaciones de Recursos Humanos (WFPMA, por sus siglas en inglés) ubica en 5% el déficit de talento en México y estima que para el 2030 éste aumentará a 8 por ciento. En un documento calcula que una de cada 12 vacantes en el país será ocupada por un empleado extranjero. La Ley Federal del Trabajo establece que una empresa puede tener hasta 10% de trabajadores de otra nacionalidad distinta la mexicana.

Desde 2012, la cifra de emisión de tarjetas de permiso para trabajar ha venido creciendo. De acuerdo con información del Instituto Nacional de Migración (INM), ese año se emitieron 20,950 permisos y la cifra se disparó a 40,608 un año después. En 2014, los permisos crecieron 14.5% y al siguiente año el Instituto liberó 47,375 autorizaciones.

Fernando Urbina Avendaño, director de Planeación y Promoción Migratoria del Instituto Nacional de Migración (INM), expone que los ciudadanos que más solicitan permisos son los españoles (con 9,099 solicitudes), los chinos (8,544), los estadounidenses (8,048), los venezolanos (7,736), los cubanos (6,654), los colombianos (6,096), los argentinos (5,276) y los japoneses (5,056).

En entrevista considera que este año se prevé un aumento de colombianos y venezolanos, por la situación política y económica de ambas naciones. También, más asiáticos se instalarán en México como respuesta al auge del sector automotriz y petrolero.

Los japoneses llegan a la zona del bajío por el tema automotriz, los españoles se instalan en las capitales –de los estados- para prestar algún servicio, mientras que los estadounidenses ocupan la frontera norte en el tema industrial”, estima Urbina Avendaño.

Mientras no exista la suficiente vinculación entre las universidades y el sector productivo, la brecha de talento continuará siendo aprovechada por profesionistas extranjeros, advierte la WFPMA. Aunque se han hecho esfuerzos de actualizar al capital humano a través de posgrados y especializaciones, la demanda continua superando a la oferta de personal calificado, por lo que las empresas tienen que recurrir al mercado internacional.

El perfil adecuado

Por tercera ocasión, Adolfo Babatz, CEO de Clip, alimenta su plantilla laboral con personal extranjero; el perfil requerido por la startup mexicana lo cumplió un colombiano. El emprendedor suele publicar la vacante en LinkedIn “y la gente aplica”.

Babatz considera que los extranjeros tienen un empuje especial difícil de conseguir, ya que “son personas dispuestas a salir de su país en búsqueda de una oportunidad laboral”. Cuenta que la llegada del profesionista colombiano inyectó cierto sentido de competitividad al resto del personal.

undefined

“Si es el talento adecuado y cumple con el perfil que necesitamos, hay que apostar por él”, exhorta Babatz, en cuya startup cada colaborador juega un papel crucial y no puede darse el lujo de desperdiciar una vacante en una persona que con cumpla con las expectativas.

Contratar talento extranjero es una inversión importante. Adolfo Babatz refiere que Clip paga sólo el sueldo de su colaborador colombiano, pero hay empresas que negocian otros apoyos económicos para vivienda, manutención de la familia, mudanza, servicio de escuela, etcétera”, por lo que la empresa debe tener plena certeza de que podrá rentabilizar el convenio con el trabajador foráneo, explica Elisa Rodríguez, gerente de Recursos Humanos de Bumeran.com.

Antes de recurrir a la contratación de extranjeros, hay que promover al talento interno, sugiere Abraham Guerra, gerente regional para la división de Experis de ManpowerGroup. En eso coincide Babatz, quien recomienda acudir al talento de otros países sólo cuando sea necesario y cuando se tenga la certeza de que aportará valor a la compañía.

[email protected]

CRÉDITO: 
Zyanya López / El Empresario