Agricultura poco beneficiada por el crédito

Archivo/Eleconomista.mx

Recursos destinados a emprendedores difícilmente benefician al sector: especialistas

El Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) invertirá 9,000 millones de pesos en beneficio de 300,000 emprendedores y 180,000 micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), anunció el presidente de la República, Enrique Peña Nieto. Dicho aviso, sin embargo, es recibido con cautela por especialistas del sector agropecuario en México al considerar las características particulares de este ramo productivo.

El problema que encontrarán en el sector agropecuario es la dimensión económica de las empresas. Si ponen requisitos como estar en orden fiscal, tener un volumen mínimo de ventas o contar con un stock financiero, va a ser muy difícil que se cumplan”, afirmó Horacio Santoyo Cortés, director del Centro de Investigaciones Económicas, Sociales y Tecnológicas de la Agroindustria y la Agricultura Mundial (CIESTAAM).

El programa contempla cuatro líneas de acción: fomento al financiamiento y capital, con una asignación de 5,000 millones de pesos; generar habilidades gerenciales, con 550 millones en recursos; apoyar el acceso a la tecnología, con 500 millones, y asegurar el acceso a información adecuada, con una cifra no especificada.

Falta financiamiento

El acceso al financiamiento entre los productores agropecuarios es limitado. Apenas 6% de los acreditados de la banca pertenece al sector agropecuario, afirmó Héctor Carlos Salazar Arriaga, presidente de la Confederación Nacional de Productores Agrícolas de Maíz de México (CNPAMM).

Esto se debe a problemas estructurales; entre una cartera vencida que no ha podido resolverse y los requisitos que se nos ponen, por ser un sector de alto riesgo”.

Agregó que la dispersión de 1,000 millones de pesos a través de la banca de desarrollo –anunciada recientemente por el presidente Peña Nieto- será benéfica para el sector rural; sin embargo, dijo que si no se resuelven los problemas estructurales, por más anuncios que se hagan, los productores no podrán acceder a los recursos.

[email protected]

CRÉDITO: 
Alberto Romero, El Economista