Evita que diciembre se quede en tu cuerpo

Foto: Especial

¿Aún no te recuperas de las fiestas? Estos consejos son para ti

Las fiestas decembrinas generalmente conllevan a un incremento en el peso corporal, por lo que para lograr una reducción de forma saludable, se debe tener una alimentación correcta, realizar alguna actividad física regular y hacerse una valoración médica previa, aseguró Alicia Velásquez Garibay, Directora General de Recorrido por la Salud.

Para disminuir el porcentaje de grasa corporal es necesario combinar dos tipos de actividades físicas:

  1. Actividad aeróbica: Es un tipo de ejercicio que pone en marcha grandes grupos musculares y favorece la pérdida de masa grasa acumulada, siempre que se realice durante un periodo prolongado de tiempo y sostenido a una intensidad moderada a un nivel de esfuerzo donde se sienta un incremento en la temperatura corporal, el ritmo cardiaco y respiratorio que no obstaculicen la capacidad de hablar. Algunos ejemplos de este tipo de ejercicio son: marcha rápida, baile, carrera, ciclismo y natación.
  2. Actividad anaeróbica o de pesos: Es un ejercicio de fuerza el cual tiene un efecto importante en los músculos obligándolos a aumentar su volumen proporcionando fortaleza y resistencia muscular que incrementa la capacidad para ejecutar un trabajo por ejemplo: abdominales, sentadillas, lagartijas, movimiento de mancuernas.

Respecto a la alimentación, ésta debe contener nutrimentos de cada grupo de alimentos 1) verduras y frutas, 2) cereales y tubérculos, 3) leguminosas y alimentos de origen animal) en cada tiempo de alimentación, indica Diana Villafán, Nutrióloga y Coordinadora de Medios Científicos de Recorrido por la Salud.

Rutinas de ejercicios e hidratación

Las especialistas recomiendan que antes de cada actividad deportiva, se deben consumir frutas y verduras como colación en pequeñas porciones, a continuación un ejemplo.

  • Fase inicial y/o final a la actividad principal: Se compone de estiramientos y una serie de ejercicios que permitan poner en marcha al organismo de forma progresiva, elevando y disminuyendo paulatinamente la temperatura y el ritmo cardíaco. Se debe realizar de 15 a 20 minutos.
  • Actividad principal: Etapa de auge del ejercicio físico, por ejemplo: caminar, correr, nadar, andar en bicicleta. Se recomienda practicarlos por lo menos 45 minutos al día.
  • Complementar la actividad aeróbica con los de ejercicios de fuerza: Se debe iniciar con actividad física moderada, que progresará gradualmente hasta alcanzar una mayor intensidad. Para las personas con dolencias específicas (por ejemplo, enfermedad cardiovascular o diabetes), se les aconseja solicitar asesoramiento médico antes de tratar de alcanzar el nivel de actividad física recomendado para los adultos de mayor edad.

Todos estos ejercicios deben ir acompañados de hidratación, ya que retrasa la aparición de la fatiga durante la práctica del ejercicio, por lo que es conveniente tomar agua natural antes, durante y después del ejercicio.

“Cabe destacar que una rutina de ejercicios debe ser implementada por un activador físico certificado con previa valoración médica y nutricional, pues cada individuo es único y las indicaciones deben ser del mismo carácter. Referente a la hidratación, lo ideal es beber pequeños sorbos de 150-200ml de agua cada 15 minutos. No es necesario consumir bebidas rehidratantes por el exceso de sales minerales, a menos que la práctica de ejercicio sea bajo condiciones ambientales específicas o ejercicio de alto rendimiento”, concluyen.

contacto@elempresario.mx

YADF

CRÉDITO: 
Equipo de Redacción

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.