Planea tu Buen Fin y no arruines todo el año

Archivo/Eleconomista.mx

Siete consejos para hacer compras de forma inteligente

Sólo faltan tres días para que comience El Buen Fin 2012, que se llevará a cabo del 16 al 19 de noviembre, y el dulce olor a promociones ya comenzó a seducir a ese comprador desenfrenado que todos llevamos dentro.

Este año -afirman los empresarios- habrá estrategias más agresivas que estén a la altura de las expectativas de los consumidores.

Habrá rebajas, meses sin intereses, compras con intereses diferidas en plazos mayores, así como compras a tasas de interés preferenciales.

¿Qué significa eso para tu bolsillo? Una mayor tentación.

Pero antes de dar el tarjetazo, evalúa si éste es el momento para participar o dejarlo pasar.

“Si la persona quiere impermeabilizar, hacer una remodelación o incluso adelantar los juguetes para el Día de Reyes, El Buen Fin es una buena ocasión para buscar oportunidades”, dijo Enrique Benhumea, director de Alianzas Comerciales de Bancomer.

José Salas, profesor del curso Finanzas Personales Prácticas en la Universidad Iberoamericana, coincidió al afirmar: “Quienes deberían comprar son aquellos que ya lo han planeado con anticipación y esperaron a El Buen Fin para obtenerlo a un mejor precio. Si no es así, entonces esas personas deberían abstenerse”.

Y es que aunque el artículo tenga un descuento sensacional, así se volvería un gasto en lugar de un ahorro, añadió el experto.

Otro aspecto que debes considerar es el de diferir los pagos. Si ya adquiriste productos bajo esta modalidad en El Buen Fin 2011, es probable que hoy sigas pagando lo que compraste el año pasado.

Si decides hacerlo, ten en mente que la acumulación de muchos pagos chiquitos puede representar una porción mayúscula de tus ingresos en el futuro. Areli Morales, investigadora de Contenidos del Museo Interactivo de Economía, recomendó que la suma de todos tus adeudos no rebase 30% de tus ingresos mensuales.

Cuando uses esta modalidad, házlo con bienes duraderos, de lo contrario podrías seguir pagando lo que te comiste hace meses. Según el sitio oficial (www.elbuenfin.org), habrá promociones en 28 categorías de productos, desde abarrotes, farmacias y perecederos, hasta ferretería, hogar y automóviles.

Datos de la Profeco indican que el año pasado los rubros que acapararon la mayoría de las compras fueron ropa y calzado, con 42.8%; aparatos electrónicos, electrodomésticos y de línea blanca, con 14.3%, y alimentos y bebidas, con 12.5%.

Siete consejos para compras inteligentes

  1. Realiza un sondeo de precios de los productos que te interesan previo a El Buen Fin, así será más difícil caer en promociones o descuentos ficticios.
  2. Pregunta a tu banco si habrá alguna promoción para El Buen Fin. Algunas tarjetas darán puntos dobles en sus compras. Si viajas mucho, tal vez te convenga obtener puntos para tus próximas vacaciones. Si no, entonces te convendría usar la tarjeta con la menor tasa de interés.
  3. Cuidado con diferir los pagos por demasiado tiempo. Bancomer, por ejemplo, ofrece hacer compras a 40 y hasta 48 meses con un tasa preferencial de 9.9%. Eso quiere decir que las personas que compraron a esos plazos el año pasado seguirán pagando sus compras hasta el 2014. Si lo hace, procure que sean bienes duraderos, como artículos para el hogar.
  4. Si hay descuentos, lo mejor es pagar al contado. Si decides diferirlo a meses con o sin intereses, la suma de muchos pagos chiquitos puede representar una porción mayúscula de tus ingresos. Procura que la suma de todas tus deudas no rebases 30% de su ingreso mensual.
  5. Revisa precios del artículo que te interesa en por lo menos tres tiendas para ver cuál es la que ofrece el mejor precio. En las plazas, esto se facilita porque los establecimientos están muy cerca unos de otros.
  6. Revisa que la garantía esté sellada y engrape ahí mismo el ticket de compra para cualquier cambio o aclaración.
  7. Si son artículos electrónicos, pruébalos de inmediato, porque si hubiera alguna falla en el aparato podrás remplazarlo. Si te esperas, es probable que se agote y tu cambio tome tiempo.

[email protected]

CRÉDITO: 
Ilse Santa Rita, El Economista