Las empresas familiares no se sostienen

Foto: Especial

Si en la compañía no hay reglas claras, la familia se vuelve una carga: KPMG

La falta un gobierno corporativo donde se especifiquen las reglas, obligaciones y límites de acción que tiene cada integrante de la empresa familiar, hace que 70% de las compañías que nacen en el núcleo familiar no rebasen los tres años de vida y que sólo una de las tres que sobrevivieron al primer cambio de generación, realicen con éxito el segundo.

En su reciente estudio “Empresas familiares en México: el desafío de crecer, madurar y permanecer”, la consultoría KPMG reveló que a pesar de que 95% de las 200 empresas encuestadas admitió que es útil y conveniente contar con un gobierno corporativo en la organización, sólo 12% lo tiene.

Y es que resolver problemas dentro de una compañía familiar se vuelve más difícil al combinar tres elementos inherentes de la organización: familia, negocio y propiedad, especificó Jesús González, socio consultor de la firma.

“Cuando la empresa nace, se conjunta el esfuerzo de los familiares y se piensa que será el futuro de los hijos. Luego de que la empresa se consolida, la familia también crece y los intereses de quienes la integran también cambian. Si no hay reglas claras sobre cómo gestionar el negocio y quién tiene derecho de propiedad, de los dividendos y la riqueza, la familia se puede volver el peor enemigo de la empresa”, advirtió el especialista.

Para lograr que las reglas queden establecidas, será necesario integrar un consejo administrativo que esté formado mayoritariamente por familiares, pero que sí contenga la participación de externos, quienes les den una visión objetiva y no involucren sentimientos ni preferencias en las decisiones que se tomen para bien de la empresa.

La muestra en la que 60% de los participantes era directivo de pymes demostró que 55% no lo tiene establecido y reconoce que las decisiones se toman de manera más o menos reactiva y que probablemente los socios -si los hay- no se comunican de manera adecuada.

“Cuando las decisiones van en el valor de la familia al corto plazo, dañarás a la empresa. Si la dañas, afectarás a la familia. Hay decisiones que cuando se toman por valor al negocio pueden parecer que lastimaron a la familia, pero, en realidad, les está asegurando una riqueza y una fuente de generación en el largo plazo. Por lo general, las empresas familiares privilegian las decisiones por sentimiento, no por estrategia o mantenimiento de valor”, aseguró González.

¿Designación o sucesión?

No es necesario esperar a que el Director de la empresa abandone su puesto debido a alguna enfermedad, fallecimiento o a causa de cansancio para pensar en tener un plan de sucesión.

Según el estudio de KPMG, 55% de las empresas encuestadas no cuenta con las herramientas que le permitan llevar con tranquilidad esta transición de poder.

“Designar es dejar a alguien encargado, eso no quiere decir que la persona elegida tenga las capacidades técnicas, habilidades personales para hacer el trabajo y que los clientes, proveedores y empleados lo reconozcan como líder. La sucesión es un camino que a través del tiempo (en promedio tres años) busca preparar a su sucesor en habilidades personales, conocimientos, gestión técnica, estrategia y ventas hacia adentro y afuera de la empresa, busca que sea reconocido como guía en la empresa”, explicó Jesús.

El especialista recomienda que se capacite a dos o tres personas estratégicas en la organización para darle continuidad al negocio.

Acceso al crédito

Jesús González aseguró que menos de 15% de las empresas en México accede a un crédito bancario, uno de los obstáculos que les impide seguir creciendo.

Retomando el estudio, la realidad en la muestra no es muy diferente a la que presenta el país, pues 32% de las firmas encuestadas reconoce que sí ha tenido algún tipo de dificultad o complicación para acceder al crédito, lo que se debe a “una mala estructura institucional, falta de claridad y poca jerarquía en las estructuras de decisión que hacen improbable el repago de los créditos concedidos”.

La consultora KPMG indicó que los bancos celebran y apoyan una buena estructura, una historia de orden y control en la empresa, información fidedigna y auditada, y personal profesional y capaz de tomar decisiones por su cuenta: elementos que sólo institucionalizando a las empresas familiares se pueden obtener.

Llave empresarial

Jesús González, consultor de KPMG, te comparte algunos consejos que podrás aplicar para institucionalizar a tu compañía:

  • La persona de nuevo ingreso (familiar o no) a la empresa debe haber laborado dos años mínimos en alguna otra organización que no sea del grupo. Aprenderá a trabajar y traerá ideas nuevas, será una mente innovadora para tu empresa.
  • Se recomienda contar con un Consejo de Auditoría, que supervisará que las decisiones tomadas en el Consejo Administrativo se lleven a cabo, éste debe estar presidido por un independiente.
  • El líder de la empresa familiar debe tener la capacidad de lograr la paz y el balance familiar, que la familia crea en la persona y que la persona logre que la familia esté satisfecha con los resultados, tanto económicos como operativos de la organización.
  • La empresa familiar que logra ser institucional ya no hace diferencia entre los empleados fijándose en los apellidos, pues los empleados (no familiares) serán igual de valiosos y fundamentales para la compañía.
CRÉDITO: 
Samantha Álvarez y Zyanya López