Las empresas deben atreverse a ser sostenibles

El norte de Europa es donde más evolución se tiene. Foto: Shutterstock

El mundo empresarial ha cambiado, ya no se basa en un modelo donde se crean productos en grandes cantidades sin pensar en otra cosa que en las ganancias económicas, ahora se busca que cada acción se ejecute con responsabilidad para cuidar el medio ambiente y entorno social, y es esta conciencia que se expande por el mundo.

Mientras que las grandes empresas tienen los recursos para trasladar su modelo de negocios a uno sustentable, el desafío más fuerte lo tienen las pequeñas y medianas empresas.

El Instituto Nacional de Geografía y Estadística, revela que de las más de 5 millones de unidades económicas en México, 0.2% son grandes (más de 250 empleados), 0.7% medianas (30 a 250) y 99.1% mipymes (30 a 50 empleados).

Para que una empresa pueda crecer, debe transformarse en ecocompetitiva, es decir, ser ética e incorporar la sustentabilidad en su estrategia, indicó René Castro, subdirector general del departamento de Clima, Biodiversidad, Tierras y Aguas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura.

El diálogo sobre el impacto ambiental y costos económicos que involucran no contar con una estrategia de responsabilidad social ha aumentado, pero las empresas que actualmente son ecocompetitivas aún son minoría, en promedio menos de 20% en el mundo. En el norte de Europa es donde mayor avance se tiene y recientemente en Estados Unidos y México.

“O atendemos este reto o no hay futuro para nadie, ya no hablemos de lo económico o competitividad, simplemente un futuro”, dijo.

Una de las industrias que ha hecho estos cambios es la automotriz, por ejemplo, con los autos eléctricos. También en los combustibles alternativos como el gas natural que se promueve mucho en Estados Unidos o las celdas de hidrógeno en Europa y algunos países de Latinoamérica, donde se comprime agua y se utiliza como combustible.

En México, el mayor interés está en el tema de energía y gas de efecto invernadero. Los que tienen menor impacto pero que van creciendo son biodiversidad, áreas verdes y contaminación de los océanos.

Cómo ser sostenible

El reporte Desarrollo sostenible en México 2018, de la consultora KPMG, indica que una correcta estrategia involucra medio ambiente, relaciones laborales, precios de insumos, obsolescencia tecnológica y ataques informáticos.

Asimismo, los negocios deben conducirse con información y dar importancia a la gestión de riesgos, el uso de data y analítica, y las mejores prácticas de cada industria. Lo más importante es que se entienda que desarrollo sostenible no es una moda pasajera: es una obligación.

Castro coincidió que las empresas que buscan ser sostenibles deberán hacerlo por el verdadero deseo, no por tener buena imagen.

Enfatizó que hay dos cosas que se deben tomar en cuenta: no hay opción para el desperdicio de recursos dentro de la empresa, pero tampoco en la comercialización, donde por ejemplo, en la industria de alimentos se tira en promedio 30% de los alimentos por no consumirse.

Enzo Gravina, director de Biobiz México, red que gestiona eventos B2B enfocados a promover la innovación, consideró que también se requiere el trabajo en equipo de las empresas, gobierno y la academia porque así se “entenderán mejor las necesidades sobre cambio climático y efectos, lo que permitirá apoyar a proyectos enfocados en ello”.

Asimismo, la tecnología es aliado estratégico, por lo que se requiere que las empresas, sobre todo las que van surgiendo, se basen en ello.

A la vez es necesario un área de sustentabilidad dentro de la organización, algo que 42% tiene, aunque muchas lo hacen a través del área de responsabilidad social corporativa. Otro 32% refiere que el manejo es un conjunto de responsabilidades compartidas, revela KPMG.

Tener un área especial significa que hay metodología, herramientas y buenas prácticas para comprender los temas involucrados y convertirlos en términos económicos. Conforme se entienda que se requiere personal dedicado, recursos, herramientas y que lo mejor es una división, el número aumentará.

También se necesita la participación de los directivos. En México, 80% de los directores generales y 56% de los líderes de Finanzas y Recursos Humanos sí se involucra.

Sustentabilidad en todo

“En cada nicho existen oportunidades de generar economía circular, sobre todo para las pymes mexicanas”, destacó Gravina.

En la moda, empresas utilizan los residuos de restaurantes y basureros y crean ropa o accesorios.

“Quienes se atrevieron a tomar en serio el reto de la ecoeficiencia e incorporaron los retos de la sostenibilidad en su vida cotidiana, se posicionarán y serán ecocompetitivas. Las que no, estarán en desventaja para el 2030, cuando la población crecerá cerca de 10 millones de personas”, indicó Castro.

Para hablar de estos temas, Castro estará presente en el primer congreso latinoamericano de sostenibilidad ecología y evolución (SEE) 2018 que se llevará a cabo del 26 al 29 de septiembre en Costa Rica.

Por su parte, Gravina estará en el Centro de Innovación Empresarial en la Ciudad de México del 4 al 6 de septiembre, donde se presentarán 10 proyectos de desarrollo tecnológico de académicos e investigadores para que los inversionistas puedan impulsarlos y así fortalecer la vinculación efectiva que requiere la Academia Mexicana.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario