Apuestan por empresas culturales

Foto: Eleconomista.mx

Promover estos negocios detonaría la economía del país

Poco a poco ha ido creciendo en el país el interés de explorar la conformación de negocios culturales como palanca de desarrollo económico, como resultado de diversos esfuerzos que se están realizando y que han logrado despertar el interés de las autoridades federales y estatales de la cultura y de economía.

Por un lado, los foros llevados a cabo en diversas entidades federativas por la asociación civil, Emprendedores del Arte, la Cultura y el Turismo por México, con objeto de sensibilizar a los emprendedores del enorme potencial que tiene el patrimonio cultural y natural de México para emprender nuevos negocios, poniendo muy en alto el nombre de México, y por el otro, los esfuerzos de Eduardo Cruz Vázquez, por generar una mayor atención de las autoridades económicas y culturales hacia el potencial económico que representan las industrias culturales.

Los foros de Emprendedores del Arte, la Cultura y el Turismo por México fueron el primer proyecto vinculado con el arte y la cultura en ser apoyado por el Fondo Pyme de la Secretaría de Economía. Miguel Marón, subsecretario para la Pequeña y Mediana Empresa, bien asesorado por Marisol Rumayor, fue enormemente visionario al convencerse de que siendo México una potencia cultural, tal vez la quinta en el mundo -dirían algunos-, bien podía contar con el talento humano que le permitiera crear empresas competitivas y exitosas en este ámbito, capaces de llevar a México a ocupar posiciones importantes en los mercados internacionales.

Actualmente, gracias a estos foros más de 5,000 emprendedores han sido capacitados y han descubierto el potencial que existe en el establecimiento de empresas culturales que tengan como elemento base destacar los valores y la riqueza cultural, artística y natural de nuestro país.

Eduardo Cruz Vázquez, por su parte, desde su trinchera en la UAM Xochimilco y trabajando estrechamente con la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, logró después de muchos esfuerzos vincular de manera importante al Conaculta con la Secretaría de Economía para propiciar el surgimiento de un programa de trabajo de naturaleza mucho más amplia, que augura buenos resultados para los emprendedores culturales. Aparentemente, un buen inicio sería el establecimiento de una de las primeras incubadoras de empresas culturales en el país, dado que 99.5% de las que existen actualmente carece de conocimientos y experiencia para apoyar a los emprendedores artísticos y culturales.

Transformar a los emprendedores culturales en una fuerza innovadora capaz de generar crecimiento económico es uno de los retos más importantes que tiene México en los próximos años. Ningún otro sector, rama o industria puede igualar el potencial que presenta este renglón para el crecimiento económico de México y que, hasta el momento, se encuentra casi totalmente virgen.

De allí que sea necesario redoblar los esfuerzos a nivel nacional para impulsar a los emprendedores en este rubro a que generen nuevas micro, pequeñas y medianas empresas culturales, que aprovechen nuestras ventajas comparativas y logren así conquistar los mercados internacionales. Después de todo, no debemos olvidar que pese a todos los esfuerzos, México se ha quedado corto en la competencia mundial de productos y tecnologías.

CRÉDITO: 
Alejandro González*