Elige el equipo que más te convenga

Foto: Cortesía

Precio y funcionalidad, los factores que determinan cuál comprar

El ciclo escolar está a menos de un mes de iniciar y los estudiantes de nivel básico, medio y superior se preparan para regresar a clases. Los útiles, algunos usan uniformes, cuadernos... Son los básicos que se deben tomar en cuenta. Sin embargo, hay una herramienta que día a día es más solicitada para facilitar el desarrollo de sus hijos: se trata de la computadora.

No obstante, cada una de las máquinas en el mercado tiene un uso específico y el precio también varía por sus características. Para que elijas la mejor opción para tu economía y necesidades, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) analizó 50 equipos diferentes para conocer sus características, a quién están dirigidos, su precio y el uso que cada persona le puede dar.

Carlos Cárdenas Ocampo, jefe del Departamento de Eléctricidad y Electrónica, comentó que para determinar las características de cada una se hicieron tres pruebas de productividad (desempeño de equipo), multimedia (software especial) y de aplicaciones gráficas.

"Realizamos este estudio desde 1999 y a la fecha se han analizado 400 diferentes marcas”, comentó.

La finalidad de los estudios es darle al consumidor información para que realice una compra que le convenga durante este regreso a clases; la Profeco dio las características principales de cuatro segmentos de portátiles: notebook, ultraportátil, netbook y tabletas.

Elije tu dispositivo

Netbook

Este tipo de equipos es recomendado para estudiantes y profesionistas que requieren un segundo equipo de cómputo en el cual realizar actividades básicas, como conectarse a Internet o trabajar con programas de productividad.

Ventajas

Tienen una funcionalidad básica para multimedia y aplicaciones de productividad no demandantes. Precio accesible y bajo peso.

Desventajas

Su pantalla y teclados reducidos no son aptos para largas jornadas de trabajo.
Su desempeño al utilizar varias aplicaciones de manera simultánea disminuye notablemente.
No son el remplazo de una notebook.
Tienen una cantidad reducida de puertos de conexión.

Precio mínimo: 3,990, Chedraui, Walmart.
Precio máximo: 5,760, Sears Perisur.
(Diferentes marcas y modelos)

Tableta

Son convenientes para quien necesite de alta movilidad y estar conectado a Internet.

Ventajas

Diseño ultradelgado y ligero, con tecnología touch. La autonomía de su batería va desde las cuatro hasta las 10 horas. Interfaz basada en gestos o movimientos de la cara.

Desventajas

Las aplicaciones de productividad son muy básicas.
Para asegurar su funcionamiento, es necesario adquirir soportes y fundas.
Las aplicaciones que son compatibles con un sistema operativo no lo son con otro.

Precio mínimo: 4,139, Sears.
Precio máximo: 8,499, Sanborns.
(Diferentes marcas y modelos)

Ultraportátil

Este tipo de computadoras son aptas para usuarios con altas necesidades de movilidad que requieren correr programas de productividad con buen desempeño.

Ventajas

Son extremadamente delgadas y ligeras.
La mayoría usa un disco duro con base en memoria flash.
Cuentan con pantallas aceptables para trabajar textos, hojas de cálculo, PDF.
Poder de cómputo de muy bueno a excelente.

Desventajas

No todos los modelos son ligeros.
Su precio es alto al compararlas con notebooks de precios similares.
Tienen pocos puertos de conexión.

Precio Mínimo: 10,699, Tienda Telmex.
Precio Máximo: 17,000, HP Rocks.
(Diferentes marcas y modelos)

Notebook

Este tipo de computadoras le puede ser útil a usuarios avanzados (power users), gamer y, en general, a quienes utilizan cotidianamente aplicaciones de diseño gráfico o modelado.

Ventajas

Pantalla de entre 14 y 15.6 pulgadas, que son tamaños muy aceptables para trabajar desde hojas de texto hasta edición de fotografías.
Sustituye a una de escritorio.

Desventajas

Su peso las vuelve incómodas.
Una caída puede afectar su funcionamiento.

Costo mínimo: 5,399, Office Depot Miramontes.
Costo máximo: 24,209 pesos, El Palacio de Hierro.
(Se trata de diferentes marcas y modelos)

[email protected]

CRÉDITO: 
Salomón Rodríguez, El Economista