Elige una carrera por la rentabilidad, no por popularidad

Foto: Especial

Carreras como Química, Física, Estadística y Finanzas son las áreas educativas que suponen la mejor inversión en México, debido a su alto nivel de rendimiento y bajo riesgo, según el estudio Compara Carreras 2017 del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

Esto fue determinado mediante el índice de calidad de la inversión utilizado por el Instituto, que combina información de ingreso promedio y costo de la carrera con el riesgo de desempleo e informalidad.

A través de este índice se determinaron cuatro categorías de calidad de inversión: excelente (con altos rendimientos y bajo riesgo); buena (con rendimientos medios-altos y un riesgo medio-bajo); insegura (con rendimientos medios-bajos y riesgo medio-alto) y muy insegura, que son carreras con rendimientos muy bajos y un alto riesgo.

En este sentido, Química supone una inversión considerada como excelente debido a que el salario promedio de los egresados de esta carrera es de 33,265 pesos, y el monto invertido para que una persona estudie esta carrera retorna en dos meses en promedio en una universidad pública, y en 30 meses en una institución privada.

Por el contrario, un ejemplo de una inversión muy insegura es la carrera de Filosofía y ética, dado que el salario promedio que perciben los profesionistas de esta área es de 8,060 pesos, y para recuperar la inversión si se estudió en una universidad pública tomaría 20 meses, y hasta 594 meses si se cursó en una institución privada.

Debido a estas enormes diferencias entre la rentabilidad de las distintas carreras, Manuel J. Molano, director general adjunto del Imco, exhortó a las personas —tanto padres de familia como futuros universitarios— a tomar decisiones racionales cuando se trata de elegir una profesión.

“No podemos seguir eligiendo las carreras que son populares, o que eran las más demandadas en la década de los 80”, enfatizó.

Planes de estudio, rezagados

Por su parte, Alexandra Zapata, directora de Educación e Innovación Cívica del Imco, consideró que los planes de estudio de las universidades no avanzan al ritmo de las condiciones del mercado laboral a nivel mundial.

“El problema es un mercado laboral que avanza rápidamente y un sector educativo que avanza lento, lo que aleja (a los egresados) de las necesidades y demandas del mercado laboral”, afirmó.

Un ejemplo de esto es que 65% de los empleos que tendrán los jóvenes que hoy comienzan la educación media y superior aún no existen, recordó la especialista citando datos del World Economic Forum. “(Los estudiantes) se están preparando para un empleo que no existe, y no saben qué esperar”.

Sin embargo, este constante cambio podría jugar a favor de las carreras que actualmente son consideradas como muy inseguras, contrastaron los especialistas del Imco.

“Debido al cambio del bono demográfico a nivel mundial, pronto tendremos más adultos mayores que requieran del área de terapia y rehabilitación, y con la apertura del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que podría incentivar el turismo médico, podría irles mejor en el futuro”, dijo Manuel J. Molano.

[email protected]

CRÉDITO: 
Juan Tolentino Morales / El Economista