Transparencia financiera con la e-factura

Foto: Especial

Con la facturación electrónica no se pagarán más impuestos: Aspel

Casi llegamos al último trimestre del año y, con ello, a un momento fiscal clave para los empresarios en el que sólo la migración a la tecnología dará continuidad a tu negocio, pues se terminará la vigencia de las facturas en papel.

A partir del 2013, sólo se podrán utilizar los Comprobantes Fiscales Digitales (CFD), Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI) y comprobantes impresos con Código de Barras Bidimensional (CBB), cada uno con sus características y retos para el empresario.

Se trata de una política fiscal que ronda el ámbito empresarial desde hace ya tiempo, como indica Edgardo Martínez, director Comercial de Aspel: “Desde el 2010, la Secretaría de Hacienda anunció que el país viviría un periodo de transición hacia la factura electrónica para generalizar el uso de este tipo de comprobantes, lo que implica un cambio en los procesos administrativos del negocio y que será realidad en el 2013".

Quienes en años pasados buscaron prevenirse e imprimieron miles de facturas suficientes con la idea de retrasar la adopción del comprobante digital no podrán postergando. “El mejor camino para que su negocio no sea afectado por problemas de facturación es preparar la migración digital desde ahora”.

Los retos

Dos desafíos deberá superar: la adopción de tecnología y entender que el sistema digital no hará que el empresario pague más impuestos.

“La naturaleza del comprobante digital exige al empresario poseer computadora, Internet y, en algunos casos, sistemas propios para la facturación, lo que representa una inversión: hasta ahora ha sido uno de los frenos en la adopción de la factura digital”, explicó Martínez.

Tal proceso es más sencillo que hace unos años, pues la tendencia en las herramientas tecnológicas apunta a ser más amigable con el usuario, además de una marcada baja en los precios.

En este punto, Edgardo Martínez destacó que es importante acercarse a un especialista para la implementación de tecnología, pues si bien el mercado tiene una oferta creciente de aplicaciones gratuitas y sistemas nuevos para facturación, el empresario debe buscar a alguien capaz de respaldarlo, no sólo en facturación electrónica, sino en el software necesario para llevar una administración correcta.

El Director Comercial de Aspel destacó que otro factor que ha retrasado la adopción de la factura digital es que al generarse los comprobantes, éstos son enviados de inmediato a las autoridades, lo que ha generado cierto temor en los contribuyentes, pues asumen que el uso de la tecnología derivará en un mayor pago de impuestos.

“Visión completamente equivocada, ya que uno de los grandes objetivos del uso de comprobantes digitales es transparentar las operaciones financieras de los empresarios. No se trata de pagar más impuestos, sino mejor.

El empresario que mantiene al día su administración y paga sus impuestos de manera correcta no verá cambios; sin embargo, quienes incurren en prácticas de no reportar ciertas facturas, no ingresarlas al sistema o cualquier actividad para pagar menos impuestos, empezarán a pagar lo que deben”, comentó Martínez.

Hazlo a tiempo

En ocasiones, los negocios experimentan problemas de cobranza aun cuando su sistema de facturación es eficiente, lo que impacta directamente en su liquidez. Y es precisamente eso lo que te podría suceder si no decides enfrentar la migración a la factura electrónica con anticipación, pues el CFDI no se aprende en horas, finalizó.

CRÉDITO: 
Marisela Delgado