Deficiente, supervisión del Inadem: ASF

Foto EE: Archivo

El Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) falló en la supervisión y seguimiento de los apoyos económico que se otorgan a las micros, pequeñas y medianas empresas (mipymes), por lo que no se conoce el impacto que tuvieron dichos recursos en la generación de empleo, incremento de ventas y mejora a la productividad, determinó la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

En su Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2013, la ASF detectó irregularidades por un monto de 1,178.1 millones de pesos, entre ellos, la transferencia de 966 millones al Fideicomiso México Emprende y un millón 567,000 pesos que no fueron reintegrados a la Tesorería de la Federación (Tesofe).

El organismo fiscalizador realizó al menos cuatro auditorias: dos al Fondo Pyme, una al Fideicomiso México Emprende y la última al Fondo Emprendedor. En la primera, emitida el 24 de noviembre del 2014, la ASF determinó que “existen deficiencias en la supervisión y seguimiento por parte del Inadem a los apoyos que otorga a las mipymes, al haber un desfase en la entrega de los informes trimestrales de los organismos intermediarios o beneficiarios.

En ella se detectó que un organismo intermediario, al que se apoyó con 2.3 millones de pesos, no justificó la aplicación de 666,000 pesos. Tampoco se acreditó la entrega de más de 17 millones de pesos para pymes siniestradas, otorgados a nueve organismos intermediarios.

En la segunda auditoría al Fondo Pyme, cuyo dictamen se emitió el 19 de diciembre del 2014, la ASF observó que 1,000 millones de pesos se asignaron directamente a 74 proyectos de carácter estratégico, sin embargo se desconoce los criterios o elementos de política pública que consideran los miembros del Consejo Directivo de Fondo para su evaluación.

Además, el avance reportado por 58 proyectos que aún están en ejecución es inferior al 60%, lo que dificulta medir los resultados alcanzados y determinar la efectividad del programa en variables como empleo, incremento en ventas, mejora en productividad y competitividad, dijo la ASF.

La tercera auditoría, emitida el 31 de octubre del 2014, se realizó al 100% de los recursos del Fideicomiso México Emprende, por 2,945 millones de pesos. Además de la transferencia de 966 millones y 1.5 millones que no fue reintegrado a la Tesofe, no se demostró la aplicación de 50 millones de pesos para la compra de tecnologías de la información destinadas a mipymes, así como 10 millones asignados a la Reactivación Económica Nayarit, y que fueron reasignados al Distrito Federal.

Se pagaron a intermediaros financieros recursos por 80 millones de pesos, pero en 19 créditos no se contó con el registro ni documentación de los acreditados, y en uno no se mostró evidencia de acreditación jurídica del beneficiario, comprobante de domicilio o Registro Federal de Contribuyentes de éste.

La cuarta auditoría, emitida el 31 de octubre del 2014, se analizaron 96.6% de los 437 millones de pesos del programa Fondo Emprendedor, en la que se detectó que al deficiente supervisión permitió que dos organismos intermediarios sustituyeran 1,673 beneficiarios a los que se apoyó con 43 millones de pesos; 10 millones no se aplicaron para los finales que se solicitaron.

Además “tres beneficiarios manifestaron que no recibieron apoyo de un organismo intermediario, lo que confirma que los datos de beneficiarios reportados por el Inadem no corresponde a los apoyos efectivamente realizados, lo que resta credibilidad a la información”, dijo la ASF.

Por mediación de la ASF fueron reintegrados a 12 millones de pesos, se determinaron recuperaciones por 72 millones y acciones de recuperaciones probables por 299 millones.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario