Deben cambiar formas de contratación laboral

La contratación se vuelve un dolor de cabeza. Foto: Archivo / elempresario.mx

Ante un mundo que cambia día con día, los cambios que requiere la Ley Federal del Trabajo deben encaminarse a los procesos productivos naturales de cada empresa con el mercado laboral.

Los cambios que requiere la Ley Federal del Trabajo sin lugar a dudas deben enfocarse a modificar las formas de contratación que permitan a los empleadores adecuarla a los procesos productivos naturales con el propio mercado laboral.

De tal manera que haya trabajo temporal, contrato por horas, trabajo remoto, “es una flexibilidad que se requiere y que se da en todo el mundo. No hemos descubierto el hilo negro, es sólo ir con la tendencia del mundo del trabajo”, afirmó Mónica Flores, directora de Manpower México.

“Si en México se permitiera el trabajo remoto, flexible, eso da competitividad al país: son cambios que tenemos que hacer, espero que el año que entra tengamos una ley más adecuada más moderna”, indicó.

Agregó que de ninguna manera se buscan vulnerar los derechos de los trabajadores, por el contrario lo que se quiere es mejorar la competitividad y empujar la contratación de personal.

Entrevistada en el marco de la entrega de sillas de ruedas, Flores Barragán habló que ejemplos de personas que se beneficien con los cambios a la ley son justamente las personas con discapacidad.

Respetar el Artículo 123 de la Constitución y sólo reformar la ley secundaria a través de la Ley Federal del Trabajo, es condenar, de entrada, propuestas importantes para los trabajadores que están vinculados con la justicia laboral, así como el pago de utilidades y la asignación de los salarios mínimos, estimó Arturo Alcalde Justiniani, abogado laboral.

Expuso que “existe preocupación porque sólo se ha consultado a un grupo de personas para conformar un documento, pero se dejaron afuera a sindicalistas independientes, a la academia e incluso a organismos internacionales como la Organización Internacional del Trabajo, “que siempre debe ser una referencia”.

Entre las dificultades que se vislumbran con “la ley Lozano”, dijo que se encuentran “el cierre total a la contratación colectiva, frenar el pago de salarios caídos, aun cuando se sabe que los juicios laborales pueden tardar hasta cuatro años se quiere reducir el pago a seis meses.

En todo caso, dijo, se debe considerar una reforma en la que haya vinculación en tres temas: libertad y democracia; contratación auténtica y justicia imparcial, “ésos son los electos claves de una reforma”.

Al respecto, fuentes consultadas de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) comentaron que las organizaciones sindicales independientes ya cuentan con una propuesta de reforma, la cual sólo tendrá que ser actualizada para poder entrar a una discusión.

Comentaron que hasta ahora no se tiene un conocimiento profundo de los cambios que pretende incluir la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, pero si se toman como base las propuestas que hay en el Congreso, debemos estar en “alerta” pues será completamente pro empresarial.
[email protected]

CRÉDITO: 
Con información de María del Pilar Martínez (El Economista)