Debacle ecónomica en EU afecta a pymes

Archivo/eleconomista.mx

Lo que le pase a Estados Unidos inevitablemente recaerá en los negocios mexicanos, advierten.

La turbulencia económica que se vive en Estados Unidos y Europa afectará de forma sustancial a las pequeñas y medianas empresas (pymes), aunque esto dependerá del sector en el que se desempeñen.

En primera instancia, si los negocios dependen de la exportación, directa o indirectamente tendrán una afectación considerable. En cambio, si se trata de una empresa que obedece al mercado interno, la afectación será menor.

Lo mismo que en el caso personal, las empresas tienen que cuidar su efectivo, cuidar su caja, porque eso puede ser uno de los riesgos más importantes en caso de que el crédito desaparezca o se haga muy difícil de conseguir”, sostuvo Raúl Feliz, analista de Coyuntura Económica del Centro de Investigación y Docencia Económica.

Los escenarios que tenían incremento de ventas o contratación de personal no las van a poder llevar a cabo.

“Creo que van a tener las condiciones duras que han tenido en los últimos años y seguramente se va a estancar su producción, sus oportunidades de crecimiento, por lo que tendrán un acceso al crédito mínimo. Es decir: la van a tener más difícil que en años anteriores”, aseguró Fernando Butler Silva, expresidente del Colegio Nacional de Economistas y director general de BHMC Consultores.

Julio Boltvinik, experto investigador del Colegio de México, explicó que las empresas tienen que reaccionar y buscar la sobrevivencia.

“Tampoco tienen mucho margen de acción. Es como un huracán o sismo gigantesco. Los únicos que pueden actuar son las autoridades y tal vez las grandes corporaciones, que podrían posponer el despido de gente porque pueden aguantar semanas, meses y a veces hasta años”, finalizó el catedrático.

Soluciones alternativas

Los expertos coincidieron en que un punto positivo para que las pymes tengan estabilidad es llegar a acuerdos, en este caso entre trabajadores y empresas para que el costo no sea tan grande.

“Bajar un poco los salarios sin correr gente sería una opción; así, la empresa podrá aguantar un poco más. Ojalá que las pequeñas y medianas empresas lo pudieran intentar, ya que es una manera de sobrevivir, una estrategia empresarial, sindical, familiar y personal”, consideró Boltvinik.

El doctor Feliz comentó que las pymes deben pensar seriamente en los planes de expansión.

“Posiblemente tendrán que ponerlos en espera hasta que se resuelva la incertidumbre. La verdad es que no hay mucho que se pueda hacer y aquí el juego es defensa. Y es que la economía mexicana, por su naturaleza, no tiene mucho espacio para decir no. Lo que pase en EU no le va a pasar a México. No es así. Lo que pase en EU inevitablemente le va a pasar a México porque estamos atados a esa economía”, concluyó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Salomón Rodríguez, el Economista