Crédito de 25,000 pesos sólo alcanza para cubrir un mes de salario o de renta

Foto: Shutterstock

El Gobierno Federal anunció la entrega de tres millones de crédito para los a pequeños y medianos negocios que han visto afectada su economía por el Covid-19. Dos de ellos ya se comenzaron a entregar, un millón por medio del Programa de Apoyo Financiero a Microempresas Familiares y otro por medio del Instituto Mexicano del Seguro Social a los patrones solidarios

Son 25,000 pesos a los que puede acceder una pyme, pero ¿Para cuánto le alcanza? ¿Realmente le ayuda a salir de la crisis que está viviendo?

La respuesta varía dependiendo del tipo y tamaño del negocio; para algunos es una opción viable, para otros no tanto, pues el monto sólo les alcanza para pagar un mes de sueldos, un mes de renta o significa endeudarse sin saber si su negocio sobrevivirá una vez que haya pasado la contingencia.

Martín Reyes tiene una empresa de servicios de mantenimiento de suministro de energía y electricidad, de su negocio depende el sustento de 20 personas.

Cuando se enteró de los créditos que otorgaría el gobierno se interesó, pero al investigar se dio cuenta que no sería de gran apoyo, debido a que tiene más de 20 empleados registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social y la tasa de interés por un préstamo de 25,000 pesos sería de 8.5%, mientras que los bancos, Santander y Bancomer, con los cuales ya tiene relación de más de 10 años, le ofrecen una tasa de 7 por ciento.

“Los 25,000 no me alcanza ni para pagar una nómina de una semana, ni la mitad de lo que yo pago, a mí no me resuelve nada… nos va a meter en problemas más de lo que te va a solucionar”, detalla Martín.

Le ayudaría más pagar la mitad de los impuestos y poco a poco el resto. No quiere una condonación, sólo el diferimiento de pagos, dice el microempresario.

Recurren a capital personal

Para la empresa Empaques y embalajes en general, la situación se ha tornado difícil debido a que 80% de los clientes se dedica a la exportación y han detenido sus operaciones. Además, muchas compañías le pagan en 90 días y han solicitado aplazarlo un mes más.

Edgar Iván Ordóñez, dueño de la empresa dice que ha tenido que recurrir a su capital personal para salir adelante en estos días, pero no sabe hasta cuándo le alcanzará.

Al respecto de los créditos, Edgar detalla que todo apoyo es bien recibido, pero al tener incertidumbre sobre la permanencia de su negocio no solicitaría el crédito. “Difícilmente tomaría algún apoyo o crédito porque no tengo certeza de cuándo voy a poder trabajar en forma, de cuando voy a comenzar a cobrar, ni tengo certeza de que cuando esto se resuelva va haber suficiente trabajo para pagar un crédito”.

Si solicitara el crédito, lo usaría para pagar la nómina de sus cuatro empleados fijos. Por el momento la empresa estira el dinero lo más posible, resistir hasta el 30 de mayo es incierto; fecha en la que se extendió la Jornada de Sana Distancia en los municipios que tienen mayor intensidad de contagio, impidiendo que los negocios con actividades no esenciales retomen operaciones en esas localidades. “Es muy probable que enfrentemos una quiebra”.

Crédito sólo cubriría nómina

Los gimnasios fueron de los primeros negocios que tuvieron que bajar cortinas, entre ellos están el gimnasio FAIR y una escuela de capacitación deportiva, de Ricardo Pérez y el gym de José Luis.

José tiene su negocio desde hace 18 años, de él dependen siete profesores que dan clases de zumba, kick boxing y pesas, y una señora de limpieza.

Tras conocer los créditos del gobierno, menciona que está interesado y está buscando información. De obtenerlo, lo ocupará para pagar la renta. Sin embargo, no sabe si podrá conseguirlo, considera que habrá gran demanda.

“Sí lo voy a solicitar pero no es mi esperanza. También hay mucha gente vividora que les dicen que les darán algo y lo piden aunque no lo necesiten”.

En el caso de Ricardo, los ahorraros personales y su escuela, en la que implementó clases en línea a raíz del coronavirus, mantiene al gimnasio, al menos en el pago de renta y nómina. Solicitó el apoyo gubernamental, pero la única respuesta que ha recibido, es que está en proceso.

“Son 25,000 pesos y si yo hablara de poder sostener la plantilla de mis empleados, respetando lo que captaban, no sería ni una cuarta parte de lo que tendría que pagar”. Para la escuela, el monto no le alcanzaría ni para pagar un mes de renta de 26,200 pesos.

Ricardo dice que al no saber cuándo termine la cuarentena y hasta cuándo se reactive la economía, la acumulación de deudas por préstamos, aunque sean tasas bajas de interés, sería grande y perjudicial. “No voy a tener como pagarlo, mejor veo cómo arreglármelas sin endeudarme”.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza y Elizabeth López / El Empresario