Crecerá el prepago en el 2011

Foto: Archivo./ elempresario.mx

Algunos bancos y empresas especializadas esperan que las tarjetas de prepago tengan un uso más intensivo en México durante el 2011.

Buscan ser aceptadas por un mayor número de comercios, servicios y restaurantes, además de cajeros automáticos bancarios y terminales punto de venta, ya que el mercado potencial mexicano se estima en alrededor de 15,600 millones de dólares para los próximos dos años.

José Antonio García León, director general de Prestaciones Universales Sí Vale, comentó: “Gran parte de la población no tiene acceso a la contratación de cuentas bancarias, lo que representa una gran oportunidad de mercado para las tarjetas de prepago, con un mercado potencial cercano a los 15,600 millones de dólares”.

Según estimados de las propias empresas, actualmente se utilizan en promedio entre 35 y 40 millones de tarjetas de prepago en México cada año, tanto en plásticos que son usados recurrentemente, como aquellos que sólo son para una operación.

Se extienden

De acuerdo con un estudio de la firma estadounidense NovoPayment, la cual tiene presencia en México a través de su filial Serviteb­ca, el mercado mexicano podría alcanzar en el 2015 alrededor de 64 millones de tarjetas de prepago con un potencial de compra de 54,340 millones de dólares.

Las empresas Accord Services, Sodexo, OPAM y Servitebca México ya compiten en el mercado mexicano, al igual que Prestaciones Universales Sí Vale, empresa propiedad del Grupo Financiero Monex, ofreciendo todas ellas tarjetas de prepago no bancarias y ahora bancarias.

Las tarjetas no bancarias o de circuito cerrado son aquellas en las que las empresas empleadoras depositan cierta cantidad de dinero y a medida que se usa la tarjeta se van consumiendo los fondos, mediante la compra de bienes y servicios en ciertos establecimientos comerciales designados, sustituyendo al tradicional vale de despensa de papel.

Actualmente, los servicios que regularmente se ofrecen a las empresas son el de pago de prestaciones para los trabajadores, como vales de despensa, de alimentación y bonos de productividad; mientras que para la administración de las empresas se utilizan para el pago a proveedores, de carga de gasolina para las flotillas y el pago de viáticos de empleados.

Las nueva modalidad son las bancarias, las cuales, además de ser aceptadas a través de terminales punto de venta para la adquisición de bienes, también pueden hacerse retiros de dinero en efectivo en cajeros automáticos de la red bancaria o mediante las cajas de corresponsales bancarios.

Empresas como Sí Vale y Servitebca ya tienen este tipo de tarjetas, ambas trabajando bajo la red de MasterCard, con un producto similar a la tarjeta de débito bancaria.

[email protected]

CRÉDITO: 
Edgard Huérfano