Crece gusto por compartir el fracaso

Foto EE: Angélica Pineda

El mayor error de Cecilia Campos, una ejecutiva de una firma trasnacional, fue no haber atendido a tiempo su problema de sueño hasta que llegó el día que le cobró la factura: perdió una oportunidad de ascenso por llegar no una, sino dos veces tarde a una junta de directores.

Como Cecilia, José Luis García, fundador y baterista de una prometedora pero extinta banda de rock, también aprendió de sus errores: perdió la amistad de su mejor amigo, pero entendió que la planeación y a la adecuada administración son elementos básicos al emprender un negocio.

Las de Cecilia y José Luis son algunas de las historias de fracasos que comparten cada vez más en las ciudades del orbe. En México, este movimiento se conoce como Fuckup Night y fue fundado José Villatoro, Leticia Gasca, Carlos Zimbrón, Julio Salazar y Luis López de Nava, quienes celebraron que las noches del fracaso ya se replican en 112 ciudades de 38 países, en gran medida gracias a las redes sociales.

Además de contar cada mes historias de tropezones laborales o en los negocios de manera abierta, lo que le quita su concepción negativa, Fuckup Nights fundó el Instituto del Fracaso, que en colaboración con el EGADE Business School, determinó las causas más comunes por las que fallan las empresas: ingresos insuficientes para subsistir (65%); la falta de indicadores (48%); carencia de proceso de análisis (44%), planeación deficiente (44%) y falta de ejecución (43 por ciento).

El estudio de fracaso se realizará en otros países de América Latina, como Colombia.

“Nuestro sueño final es que saber por qué fracasan los emprendimientos en cada lugar y poder identificar la esperanza de vida de una empresa de estos países, ya que es información súper útil que puede incidir en la política pública, es algo que vamos a comenzar a trabajar este año en varios países” de la región, comentó Leticia Gasca.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario