Crece facturación electrónica en 2011: SAT

Fernando Martínez. Administrador del SAT / Foto: German Espinosa

Descarga la presentación que utilizó Fernando Martínez en el Foro. Da click aquí.

Hasta el primer semestre del 2011, un total de 243,000 personas se incorporaron al sistema de facturación electrónica del Sistema de Administración Tributaria (SAT), que cuenta con nuevos procesos respecto al modelo 2010.

Fernando Martínez Coss, administrador central de Servicios Tributarios del SAT, comentó durante el Foro de Factura Electrónica organizado por El Economista, en Toluca, estado de México, comentó que el Esquema 2011 superará sin lugar a dudas el esquema 2010, que opera todavía para un grupo cercano a los 250,000 contribuyentes.

Comentó que el Estado de México tiene 28,000 contribuyentes por medio de factura electrónica, cerca de 10% del total y otros lugares del país en que también se avanza en la facturación electrónica son el Distrito Federal, Monterrey y Guadalajara.

Entre los cambios que Coss mencionó en el esquema de facturación 2011 se encuentran que en el caso de la facturación en papel, se elabora por medios propios e incluye un código de barra bidimensional.

Además, añade un Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFD-I) y un certificado mediante un Proveedor Autorizado de Certificación (PAC).

La facturación electrónica 2011 es obligatoria para todas las empresas que tengan ingresos anuales de más de 4 millones de pesos, y en el caso del uso de facturación en papel la opción es que se deberá usar en trasacciones mínimas de 2,000 pesos.

Sin embargo, dijo que Insistió en que aquellos contribuyentes que tienen comprobantes impresos del año pasado pero con vigencia en el 2011 podrán seguir utilizándolos siempre y cuando tengan autenticidad.
Martínez Coss dijo que aún faltan muchos contribuyentes por mudarse al nuevo sistema, pero refirió que la medida fue planteada en 2010 como un esquema paulatino para combatir la evasión fiscal, que el año pasado representó pérdidas por 16,000 millones de pesos con la emisión de comprobantes apócrifos.

Martínez Coss subrayó que esta conversión gradual pretende agilizar los procesos, garantizar el cumplimiento de las obligaciones fiscales, reducir los costos y coadyuvar a la protección de la ecología.

CRÉDITO: 
Salomón Rodríguez