Ciudades pequeñas y funcionales, la solución

Foto: Especial

Una gran oportunidad para muchas pymes especializadas: Larson

Kent Larson, director del MIT Media Lab, vive con una divertida obsesión: replantear el desarrollo y construcción de ciudades. Su equipo de trabajo utiliza cubos de la firma de juguetes Lego para reproducir edificios, escuelas, supermercados u hospitales.

“Hay algunos sitios en China que se están quebrando por el trafico, demanda de alimentación o de agua que impulsan a cambiar y México debe aprender de eso. No hay de otra”, dijo.

El arquitecto del Massachusetts Institute of Technology (MIT) ofreció una conferencia magistral en el Foro Retos y oportunidades para el sector inmobiliario, donde compartió algunos de sus curiosos experimentos, entre ellos un auto inteligente, compacto y eléctrico que podría ir al trabajo o deportivo de su dueño y llevarlo de regreso a su hogar.

“Los queremos introducir en China para resolver los problemas de tráfico. Y no es una fantasía, con base en lo que nos han dicho las empresas automotrices, en 12 años podrían estar ya en el mercado. Estamos tratando de ver cómo se comunicarán con las personas que crucen las avenidas, pero eso lo resolveremos”, comentó.

Los asistentes observaron en un video cómo pupilos de Larson armaban ciudades con legos y, en algunos casos, las escaneaban para después, en imágenes tridimensionales, analizar posibles flujos de personas y autos. Con eso pretenden resolver temas de accesibilidad y movilidad.

Por el momento, parecieran las maquetas de algún juego electrónico que sigue la premisa de que cuando construyes una ciudad, construyes todo.

Viaje al futuro

La mala planeación y el crecimiento poblacional han hecho que muchas ciudades, en todo el mundo, comiencen a enfrentar crisis de transporte, contaminación o vivienda.

El experto mostró en fotografías lo parecida que es la ciudad de México con Los Ángeles, Estados Unidos, por eso habla de replantear e integrar la tecnología.

Ahora, propone, hay que apostar por ciudades compactas y funcionales en donde ya no estén separadas las zonas comerciales, de salud, residenciales o recreativas, por eso se manifestó en favor de la integración.

Como un breve viaje al futuro, Larson habló a empresarios de departamentos, casas u oficinas con paredes plegables que permitan dar un uso múltiple al espacio. En minutos, y con un movimiento tan simple como abrir una puerta, se puede convertir una sala de entretenimiento, en recámara o comedor.

Quienes son adeptos a la tecnología no mostraron sorpresa. Su falta de optimismo, en parte, proviene de saber que aún falta tiempo para que sea algo masivo por el elevado costo que representa.

El ponente tenía eso claro, por ello, con los ánimos de experto conferencista, dijo a los presentes: “Ahora se presenta una gran oportunidad para proveedores de servicios especializados y serán ellos quienes marquen la pauta a seguir. Aquí participan muchas pequeñas y medianas empresas (pymes). Por el momento, cualquier adaptación resulta costosa, pero con economías de escala los beneficios serán evidentes”. Y sí generó entusiasmos.

Durante los siguientes meses, el equipo de Kent comenzará a trabajar diversos proyectos piloto en Ecuador y Brasil. Antes, ellos ya han hecho lo propio en Boston y Nueva York.

En el segundo país encontró un nicho de oportunidad para llevar sus ideas, porque hay interés de los desarrolladores de vivienda por generar una buena impresión a quienes acudan a los próximos Juegos Olímpicos y el Mundial de futbol.

Además de incorporar la tecnología en obras nuevas, a Kent Larson le interesa hacer remodelaciones y adopción de tendencias, entre ellas de la agricultura urbana (hidroponia) y energía resiliente, que permite la gradual iluminación de espacios por donde pase o permanezca una persona.

“En América Latina, la gente es abierta, brillante y creativa. Creo que hay un ADN que funciona para estas cosas, aunque también hay gran sentido de pertenencia, por ejemplo, con los autos”, finalizó el experto.

[email protected]

CRÉDITO: 
Alejandro de la Rosa, El Economista