En Corea del Sur comen tortilla... importada de EU

Humberto Esqueda, consejero de ProMéxico en Seúl. Foto EE: José Roberto Guerra

A pesar de que en Corea del Sur se come tortilla, aguacate y salsa, no son los distribuidores mexicanos los que están conquistando el mercado asiático, sino los estadounidenses. “Hay un fenómeno en Corea y es que la comida mexicana está de moda. Sin embargo, una gran parte de los insumos se envían desde Los Ángeles”, indica Humberto Esqueda Ramos, consejero de ProMéxico en Seúl.

El funcionario refiere que tienen contabilizados alrededor de 160 restaurantes mexicanos que, sin duda alguna, serían buenos compradores. Empero, los productores nacionales están desaprovechando un mercado con gran poder adquisitivo, capaz de pagar hasta cinco veces más el valor de un producto. Para muestra los seis dólares que llega a costar un jugo Jumex de 500 mililitros; lo mismo sucede con la cerveza que, incluso, rebasa los nueve dólares.

“El empresario coreano paga bien, es exigente en cuanto a temas de calidad, pero reconoce económicamente el esfuerzo y la constancia”, indica Esqueda Ramos.

Con la llegada de KIA Motors a nuestro país, Youn Hee Han, directora del Centro de Comercio e Inversión de Corea en México, mencionó que aquellos mexicanos ya presentes en el país asiático conocen lo valioso del mercado que, por ser muy pequeño, tiene una producción de alimentos mínima: “Importamos muchísimos, principalmente alimentos procesados, sector de gran oportunidad para México”.

Y pese a que ProMéxico está llevando a empresas nacionales para que participen en ferias coreanas, el consejero de la entidad gubernamental indica que están enfocados a traer inversión a nuestro país, por lo que no debe extrañarnos la fuerte presencia de marcas como LG, Samsung, Daewoo, Hyundai y KIA. De hecho, al último año se registró una inversión cercana a los 1,000 millones de dólares del país asiático a tierras aztecas. “Mientras que esperamos poder llegar a los 50 millones de dólares de exportaciones de productos mexicanos a Corea”.

Aunque no existe un acuerdo comercial entre ambas naciones, Corea ya se convirtió en el quinto proveedor del territorio nacional, después de Estados Unidos, China, Japón y Alemania. No por nada el intercambio entre ambos países ronda los 16,000 millones de dólares, expone Humberto Esqueda.

Claves para hacer negocios

Cuando se trata del primer contacto con empresarios coreados, Santander TradePortal recomienda pedir una cita con semanas de anticipación y evitar ser invasivos. De hecho, aseveran que el mejor horario para concretar la reunión es entre las 10 y 12 del día o las 2 y 4 de la tarde.

Al momento de la presentación, hay que dejar que un tercero realice esta formalidad, ya que los coreanos prefieren ser mencionados por alguien más. El apretón de manos es siempre la mejor manera de saludar a los colegas. Pero cuidado, los expertos de Santander dicen que en Corea del Sur las jerarquías sí cuentan: “Las personas de mayor edad son, por lo regular, aquellas que tienen un mejor rango en la empresa”. Así que la forma adecuada de dirigirse a un empresario coreano es mencionando su cargo y su primer apellido, nunca el nombre.

De igual manera hay que entregar y recibir una tarjeta de presentación, siempre con ambas manos para mostrar respeto. Se tendrá que resaltar el título profesional para demostrar autoridad y, antes de ser dejarla sobre la mesa, analizar detalladamente su contenido. No hay que olvidar que las relaciones de negocios se mantienen mediante felicitaciones, regalos y comidas compartidas, por lo que habrá que tener mucha paciencia antes de cerrar el trato.

Pese a todas estas recomendaciones, Humberto Esqueda Ramos aconseja a todos aquellos que quieren iniciar negocios en el país asiático perderle el miedo a Corea. Y es que “no es un mercado imposible, de hecho, es muy similar a México. Por ejemplo, las presentaciones del producto en anaquel son muy parecidas –a excepción del idioma–. Esto implica que las empresas nacionales no tienen que hacer una adaptación tan dramática”.

Corea del Sur es un mercado lejano, pero las empresas mexicanas tienen buena oportunidad de tener éxito, finaliza el consejero de ProMéxico.

zyanya.lopez@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Zyanya López / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.